-DIOS GOLPEA AL IMPERIO DEPREDADOR DE NUESTROS DÍAS-

20130830102139-foto-127-.jpg

DIOS GOLPEA AL IMPERIO DEPREDADOR DE NUESTROS DÍAS.

A 30 de agosto de 2013.

Hola hijos míos.

 

Camina el tiempo a mi lado, pero ya no le presto tanta atención, porque mis sentimientos de él se han cansado, porque ya no desata en mí ninguna apasionante emoción. Sin embargo él sigue ahí transcurriendo y caminando, ignorándome como si yo no existiese o le diese igual, o me importe o no me importe, o en él me fije, es igual. Él sigue ahí. Paciente o impaciente él sigue ahí. Llueva, haga frío o calor, él sigue andando, trotando, corriendo, sentado o acostado, rápido o lento, dormido o despierto, el sigue siempre latiendo sin parar quiera yo o no quiera, él cada vez que lo miro está ahí. Él que cada vez que lo pienso está ahí. Él cada vez que lo siento está ahí, como si lo necesitase tanto para que el tiempo pase más deprisa, como para que se detenga según mis variadas experiencias, él siempre está ahí siempre que lo necesito, porque he creado en mis mentes una necesidad muy dependiente de él. Como si mi vida no pudiese sin él existir. O como si mi vida sin él careciese de valor. O como sin él nada existiese a mí alrededor. O como para que sucediese algo hubiese siempre que contar con él, para que las cosas no dejaran de suceder y para que la vida continuase, no fuese a ser que sin él todo acontecimiento se parase o adelantase. ¡Qué maravilla es el tiempo! ¡Qué cosa tan bella es el tiempo! ¡Qué cosa más lenta es el tiempo! ¡Qué cosa tan rápida es el tiempo! ¡Qué cosa buena  o mala es el tiempo, que a veces me trae buenas cosas y otras veces experiencias horrorosas! ¡Qué bueno es el tiempo que a veces con su caprichoso devenir me atrae alegrías y que malo es tantas veces que me hace atravesar esos túneles lentos de las tristezas, soledades y dulces amarguras o dolorosas angustias! ¡Qué bueno es el tiempo cuando me favorece y que malo cuando no me conviene! ¡Qué buena es mi esposa o que mala es mi esposa! ¡Qué buenos son mis hijos o que malos son mis hijos! ¡Qué buenos son mis familiares o que malos son mis familiares! ¡Qué buenos son mis amigos o que malos son mis amigos! ¡Qué buenos son mis vecinos o que malos son mis vecinos! ¡Qué buenos son los negros y que malos son los negros! ¡Que buenos son los blancos y que malos son los blancos! ¡Qué buenos son los chinos y que malos son los chinos! ¡Qué buenos son los cristianos y que malos son los cristianos! ¡Qué buenos son los musulmanes y que malos son los musulmanes! ¡Qué buenos son los judíos o que malos son los judíos! ¡Qué bueno es el dinero o que malo es el dinero! ¡Qué bueno es el poder y que malo es el poder! ¡Qué buena es la democracia y que mala es la democracia! ¡Qué bueno es el Diablo y que malo es el Diablo! ¡Qué bueno es Dios y que malo es Dios! ¡Y, QUÉ BUENO SOY YO O QUE MALO SOY YO! ¿Porque acaso no pienso muchas veces que soy bueno, y sin embargo otras muchas veces no pienso que soy malo, o sienta que soy malo? ¿Pero, cuando pienso que soy bueno, es porque soy bueno, o porque, algo es bueno para mí, mi bienestar, mis conveniencias, o, pienso que soy bueno, porque algo es bueno para conseguir lo mejor para mis semejantes, o para el bien de la humanidad? ¿Cuándo realmente pienso y siento que algo es muy bueno para mí, me importa realmente que sea igualmente bueno socialmente, y beneficie mi bien a todos mis semejantes, o tan solo, me importo yo, y sentirme bien conmigo mismo, haga lo que haga, y traiga las consecuencias que traiga al resto de mis semejantes? ¿Acaso no siento muchas veces que, cuando algo es malo para mi es porque es bueno para otros? ¿Pero entonces qué es lo que realmente está bien o mal? ¿Tal vez solo lo que a mí me conviene está bien y lo que no me conviene o agrada, es lo que realmente está mal? ¿Dónde se halla realmente el verdadero discernimiento de lo que está bien o mal? ¡Porque, tan real es el bien como el mal! ¡Porque, tan verdadero es el bien como el mal! ¿Entonces quien tiene más razón el bien que yo siento y quiero, o el bien que sienten mis semejantes o el que ellos quieren? ¿Acaso mi bien no es más importante que el bien ajeno, porque mi bien es el que yo siento, y porque mi bien es el que yo creo, porque mi bien es el que yo quiero, deseo y necesito? ¿Tal vez si todos pensamos así y sentimos así, no sea este el resultado de nuestras realidades caóticas, y de nuestras religiones que supuestamente teniendo el mismo Dios, sean todas tan contradictorias? ¿Tal vez si todos pensamos así y sentimos así, no sea este el resultado de nuestras políticas y democracias caóticas y tan contradictorias? ¿Acaso para los que existe o no existe Dios, sus Leyes y Mandamientos, no son lo mejor, para convertir nuestros caos todos, en un caos común, y así hallar una solución común a todos los caos de la humanidad? ¡Pues tanto para los que creen en Dios, y para que los que supuestamente creen en Él, y para los que no creen en Él, Dios dice que, para que la humanidad empiece a pensar en común, y a resolver los problemas sociales en común, y para haceros recapacitar que no sois vosotros quienes realmente tenéis el poder, sino que todo poder y gloria, en este y todos los mundos, pertenece a Dios, os dice y hace, a través de mí, que es hora de pensar, y recapacitar en común, y para ello voy a darle al imperio anglosajón y sus cómplices, un tremendo golpe en su pico de ave imperial! ¡Le daré tan tremendo trompazo en su pico imperial, que este se torcerá y no volverá a enderezarse, y haré que ande a aturdida, y la trastornaré por mucho tiempo, para que no pueda seguir amenazando a la humanidad con el manejo de las Bestias Apocalípticas (ONU, OTAN), ni pueda seguir despedazando con su pico de ave de presa, de ave de rapiña, de ave carroñera, a la humanidad! ¡Ni podrá con su libre albedrío seguir depredando y alimentándose del resto de la humanidad, hasta que yo decrete su fin, a fin de tal como está Escrito en las Sagradas Escrituras, se cumpla todo lo que Dios a profetizado, para levantar su reino de Justicia! Y la Justicia de Dios traerá la paz común a la humanidad. Y la Paz de Dios traerá el amor común entre toda la humanidad (Amar a nuestros semejantes como a nosotros mismos). Y el Amor de Dios traerá por fin, la alegría, y felicidad común de toda la humanidad. ¡Y Dios dice que, tan claro como el cielo azul y la noche estrellada, que, esto tiene que ser así, porque siempre que hay alguien triste, solo, enfermo, sufriendo o con angustias, afectará negativamente en nuestro entorno, afectará negativamente a nuestro medio ambiente, e influirá directamente o indirectamente sobre la mente inconsciente colectiva y se reflejará en nuestras vidas! ¡Lo queramos o no! ¡Porque lo queramos o no, todos formamos parte de todos, y todos juntos creamos nuestros destinos, y todos cogidos de la mano, o utilizando nuestras manos para golpearnos, robarnos o matarnos, somos quienes creamos con nuestro libre albedrío nuestro destino! ¡Y si nuestro destino y todo lo que nos pasa y acontece, no nos gusta, cambiémoslo! ¡Démosle la vuelta! ¡Transformémoslo! ¡Démosle la forma que nos conviene para que todos podamos vivir y convivir, en Justicia, en Paz, en Amor, para que empecemos a saber y a comprender, lo que es la felicidad! ¡Porque Dios dice, que si no lo hacemos voluntariamente, Él como responsable de este mundo y de haber creado al hombre, lo hará, y nos causará dolor y muerte! ¡Al fin y al cabo, todo esto, dolor y muerte, es lo único que produce la humanidad, y Dios simplemente los utilizará para enderezarnos y para que al fin le obedezcamos, simplemente para que seamos felices! Que la felicidad, es lo que Él pretende para nosotros, a pesar de que nos empeñemos una y otra vez, en vivir cultivando nuestros egoísmos creadores de injusticias que paren angustias y todo tipo de sufrimientos, de los cuales una y otra vez, culpamos a los demás, y así indefinidamente generación tras generación, y que, si Él no pone fin a esta situación, e interviene interfiriendo nuestro libre albedrío, no tendría fin. ¡Y Dios no creó al hombre para que eternamente viva permanentemente en un infierno creado voluntariamente por el mismo! ¡Y Dios no creó al hombre a su Imagen y Semejanza, para que este, con desviada y laboriosa vocación, se comporte para siempre como una bestia!

Cristo Maestro Andar

 

¡Acudid a la llamada de vuestro pastor, levantaos ovejas mías!

 

¡Acudid a la llamada de vuestro Padre, despertad y levantaos hijos míos!

 

¡ACUDID A LA LLAMADA DEL DIOS DEL CIELO!

 

¡Manifestaros por la justicia social, por la igualdad social y económica, por la paz, por el amor, por la libertad y por vuestra felicidad, todos los domingos a las 13 horas por toda la Tierra!

 

¡POR UN SOLO PAÍS, EL MUNDO! ¡POR UNA SOLA BANDERA! ¡POR UN SOLO IDIOMA! ¡POR UN SOLO DIOS!

 

Mandar a todo medio de comunicación, organismos, ONU, políticos, religiosos, iglesias, ONG, sindicatos, Internet, etc., nacionales e internacionales (Traducir a otros idiomas)

 

(Más información en: cristo.webblog.es, ungranmonte.wordpress.com, ungranmonte.blogia.com, ungranmonte.blogspot.com)

30/08/2013 10:17 Cristo Enlace permanente. sin tema