---¿QUIÉN ES DIOS? 1ªPARTE)

Publicado: 21/04/2015 16:51 por Cristo en sin tema
20150421165126-imagen267.jpg

¿QUIÉN ES DIOS? (1ª.PARTE)

A 15 de marzo de 2015.

Cierro los ojos tratando de concentrarme, de meditar, de centrar mi vista interior y miro hacia el frente y hacia la lejanía de mi oscuridad interna, tratando de fijar toda mi atención en un punto, en una de esas estrellitas del universo del alma, que se ven al cerrar nuestros ojos, y me resulta imposible. Me resulta imposible fijar mis ojos físicos dentro de los párpados cerrados en un punto. Y, como no lo consigo, trato de fijar mi vista interior en una manchita o mancha blanquecina, de las que aparecen cuando cerramos nuestros parpados, pero tampoco consigo fijar mi vista interna, ni siquiera en una manchita o mancha más grande, porque mis pensamientos bullen a gran velocidad, Bullen mis pensamientos a una gran velocidad, arrastrando en su alocada carrera a todos mis sentimientos y emociones, que al igual que estuviesen dentro de una lavadora que está centrifugando nuestra colada, se precipitan, estrujan y se empujan, golpeándose violentamente, buscando una salida liberadora, para una vez limpios de toda suciedad y pecado, tendernos al tierno Sol de una madrugada veraniega. ¿Qué me pasa? ¿Por qué no soy capaz de meditar, de concentrarme, y permanecer asentado físicamente, emocionalmente y sentimentalmente? ¡Bueno, yo sé lo que me pasa! ¡Pero esto forma parte de un gran historial, y, de mis circunstancias, y, de mis experiencias! Porque todavía alcanzo a recordar en mi juventud, cuando para mí, concentrarme, meditar, etc., resultaba tan sencillo, como comer o respirar. Porque todavía alcanzo a recordar como en mi juventud, ver con los ojos de mi alma, tercer ojo, u, oler, oír, sentir, percibir, con los sentidos físicos o espirituales, etc., me resultaba tan fácil como salir a dar un paseo, andar en bicicleta o nadar, una vez claro está, que se ha aprendido a andar, a andar en bicicleta, o a nadar. Ciertamente os aseguro que, tan claro como el cielo azul y la noche estrellada, que una vez aprendidas las técnicas más elementales para la concentración, meditación, relajación, etc., me resultaba, y era extremadamente sencillo entrar en otras dimensiones y mundos, y ver, oír, oler, sentir, y percibir en esas otras realidades, de las que casi todo el mundo ha oído hablar, pero que muy pocos han podido experimentar y por lo tanto apreciar. Y todo esto lo conseguía de forma natural, sin emplear ningún tipo de drogas legales o ilegales. Sencillamente estas cosas del alma eran una forma de existencia consciente y natural, que formaban parte de mi personalidad. Como para otros resulta sencillo andar con los pies y coger con las manos, para mí utilizar mis sentidos físicos más allá de la común física a que estamos acostumbrados, también me resultaba fácil y sencillo, una vez que había aprendido de forma rudimentaria y por mí mismo, siguiendo alguna instrucciones de algún solitario libro o revista, que había caído en mis manos, y que estas al ojearlos, habían simplemente abierto las puertas a mi conciencia, de unas habilidades que estaban guardadas en el desván de mi espíritu adormecido entre las mantas cariñosas del tiempo ensoñador, que se hace el remolón y se tarda en despertar, o mejor dicho, se tarda en espabilar, porque se encuentra muy cómodo, mamando de una inagotable y embriagadora, fuente de leche condensada.

 

 

¡Y, cambiando de fuente y de leche! Os tengo hablado y tratado de explicar, que estamos formados por varios mundos, dimensiones, niveles evolutivos, niveles de perfección, planos de existencia, etc., localizados en los chacras, centros de energía, etc., los cuales tienen sus propios mundos de existencia, de vivencia, de experiencia, etc., y tienen su propia mente, y tienen sus propias mentes colectivas, etc., y, en donde viven y sobreviven nuestros antepasados, amigos, o seres con los cuales nos hemos relacionado en el pasado, etc. Pero esto no es todo, sino que en circunstancias especiales, y en extraordinarias experiencias circunstanciales, podemos desde las realidades de nuestro presente entrar en contacto con todos estos seres que viven dentro de los mundos que nos componen desde el principio de los tiempos. E, incluso en contacto con todos los animales de los cuales han evolucionado nuestros cuerpos, etc. Pero además esto no es todo, porque también podemos conectar con estos mundos que nos componen, con los otros seres humanos y con sus respetivos mundos, en el presente. Pero esto tampoco, esto es todo, sino que además, en todos estos mundos, etc., que nos componen, no solo existe el pasado con todos sus seres, ni el presente con todos sus seres, si no que, además también existe ya, en cada uno de esos mundos, el futuro. Es por esto que, muchas veces podemos atisbar lo que va a ocurrir. Y por supuesto también es que, podemos recibir de algunos seres del futuro, mensajes del futuro. Y por esto podemos recibir incluso mensajes del futuro que nosotros mismos nos enviamos a nosotros. Y, la mayoría de los supuestos ángeles, seres superiores, guías, maestros, etc., que nos hablan, aconsejan, enseñan, instruyen, guían, etc., podemos ser nosotros mismos en el futuro, o seres queridos, etc., dependiendo todo esto, del estado de perfección, evolución, etc., de cada ser humano. Puesto que en las otras dimensiones o mundos, no estamos todos mezclados, como así lo estamos en este mundo humano. De ahí la explicación de que existen hacia abajo varios supuestos infiernos, y hacia arriba, varios supuestos cielos, etc.

 

Es muy fácil acertar o buscar explicación de los misterios del pasado, porque precisamente ya han ocurrido, y también del presente porque están ocurriendo. Pero ahora también podemos comprender el por qué, también podemos adivinar, predecir, etc., ciertos momentos, episodios, pasajes, etc., del futuro, porque el futuro también existe ya, en esos otros mundos que nos componen. Porque  no se puede ver lo que no existe. Porque no se puede oír lo que no existe. Porque no se puede sentir o presentir, lo que no existe, etc. ¡Que no exista en esta o estas realidades, no quiere decir que no existan en otras realidades o en otros tiempos, en otros mundos, en otras dimensiones de nuestro ser, tanto en otros tiempos del pasado, como del presente o del futuro!

 

Yo sé que la mayoría de los seres humanos no me entendéis, ni comprendéis muchas de las cosas que os digo, ni mucho menos, las queráis aceptar, porque chocan frontalmente contra todas las estructuras mentales que conforman las bases de vuestras conciencias, de vuestras mentes, de la concepción y percepción que tenéis del mundo, de vuestro medio ambiente y de vuestras vidas, etc., pero, que no las comprendáis o aceptéis no quiere decir que no existan o que sean más o menos como yo logro explicarlas o traducirlas, con mi lenguaje escasamente culto, puesto que nunca he sido profesor, ni catedrático en nada. Y no me parece mal que me tachéis de inculto o de analfabeto por como a veces me expreso. Pero también quiero deciros que muchas veces (no todas), lo que a vosotros os parece analfabetismo o incultura, tampoco lo es, y, el juego de palabras, frases, conceptos, contextos, etc., que empleo van más allá de lo que podéis o pretendéis entender o comprender a simple vista de pájaro. ¿Y, sabéis el por qué? ¡Porque no todos tenemos el  mismo grado de evolución y perfección, ni física, ni mental, ni espiritual! Y, es por esto que muchas veces, traducís lo que pretendo deciros desde vuestros planos mentales y racionales, que cada uno muy particularmente posee , tiene y está constituido, a pesar de todos vuestros títulos académicos, universitarios, doctorados, científicos, etc. Porque los títulos adquiridos en este mundo, no adelantan, ni suben de nivel evolutivo o de perfección al ser humano. ¿Tampoco entendéis esto? ¡Bueno, esto racionalmente no resulta muy difícil de explicar! Porque hasta los gusanos, las moscas, las hormigas, los pájaros, las serpientes, etc., tienen su parte, su porción de mentalidad y racionalidad dependiendo de su estado evolutivo o de perfección, y, hasta los elefantes, los delfines y los simios tienen su parte de mentalidad y racionalidad de acorde a su grado de evolución o de perfección, pero esto no quiere decir que su estado de mentalidad y racionalidad, sea igual o parecida a la de los seres humanos. Y, por esto tantas veces os he dicho y tratado de explicar a mi manera, que existen varias especies de seres humanos distintas conviviendo todas juntas, y que no todas estas especies humanas poseen el mismo grado de evolución y perfección. Y, es por esto que, no poseen tampoco el mismo grado de comprensión, ni el mismo concepto sobre la realidad, ni viven en el mismo mundo mental, ni dimensional, ni espiritual, y, es por esto que tampoco razonan, ni se entienden, ni se comprenden desde los mismos contextos de una misma o igual realidad, porque, hasta estos contextos, conceptos, etc., de la realidad resultan diferentes incluso para los individuos de una determinada especie humana, cuanto más diferentes son el gran abismo que existe entre las diferentes especies humanas a nivel básico de entendimiento, comprensión, razonamiento, etc., porque se viven en diferentes mundos mentales, porque se existe desde diferentes mundos dimensionales, porque se convive desde diferentes mundos espirituales, porque circulamos a niveles etéreos de sentimientos, emociones, pensamientos y deseos,  por caminos, carreteras y autopistas mentales, donde el medio ambiente donde se desarrollan nuestras vidas, nuestras experiencias, nuestras circunstancias, aunque nos parezcan iguales o parecidas, no lo son, como así mismo, que por muchas vista que tenga un halcón o un águila, quiere decir que vea más que nosotros, porque, la vista de los halcones y águilas ven mucho más lejos, pero ven muchísimo menos que nosotros, porque sencillamente los halcones y águilas no tienen tanta conciencia para observar con la plenitud de conciencia, con la que los seres humanos podemos ver con más profundidad y en otras dimensiones todo lo que nos rodea. Pues así mismo ocurre entre las diferentes especies humanas dependiendo del grado evolutivo o de perfección en que se halla cada especie. Y esto mismo, esta diferencia así mismo incluso suele existir dentro de los individuos de cada especie humana, atendiendo claro está también, a su particular grado de evolución o perfección. Es por estas pequeñas cosillas, a las cuales vosotros no soléis darle importancia, aunque esto no quiere decir, que no la tengan, ¡qué la tienen! Que, tampoco voy a esforzarme mucho en tratar de explicaros, que, como se nombran en las Sagradas Escrituras, aquellos Profetas o Mensajeros de Dios, donde se nos anuncia que tales o cuales seres escogidos por Este, llevan su Espíritu, y lo que esto significa. Porque los grandes teólogos, entendidos o grandes titulados en diversas y altas culturas o religiones, no van a comprenderlo, o, lo que es mucho peor, no van a aceptarlo. Pero esto es debido a lo que estoy explicando. Pero para los religiosos humildes y que pretenden ser fieles y obedientes a Dios, aunque no lo consigan, les diré, que, cuando Dios dice que alguien lleva su Espíritu, nos está explicando, que ese determinado Ser, en ese tiempo y generación, lleva más carga genética de Él, que cuando nos creó nos donó, a través de Adán y Eva, y, que su Conciencia, la Conciencia de su Imagen y Semejanza (La Conciencia Divina), se halla más despierta en estos Seres. Conciencia Divina, que nuestro buen Creador nos ha dado en herencia genética, y, adaptada al grado evolutivo o de perfección que corresponde con esa determinada generación, para que los seres humanos se puedan desarrollar, y hallar con más ayuda y facilidad, los caminos que nos puedan conducir a estados más evolucionados y perfeccionados de nuestros mundos dimensionales, mentales y espirituales, para elevar nuestras conciencias a niveles más acordes a los siguientes niveles que nos aguardan, donde despertar precisamente un grado más nuestras conciencias, para que nuestros ojos vean todavía mucho más allá de donde pueda llegar la vista de los halcones y águilas, y ver en las cercanías o lejanías mucho más que cualquier halcón o águila. Porque la conciencia puede ver más lejos o más de cerca todas las cosas, que cualquier otro ser del reino animal, por muy sofisticado que sea. Porque lo que realmente ve, oye, escucha, observa, siente o presiente, no son los sentidos físicos, sino la conciencia y el grado, y estado evolutivo y de perfección de la conciencia, etc.

 

Es por todas estas cosas que os digo, que no me importa que me tachéis de analfabeto, de patético, de ignorante o de imbécil, porque también lo soy. ¡Y soy todas estas cosas y mucho más! ¡Porque siendo un tonto, puedo tomar conciencia de que lo soy, y aceptarlo y comprenderlo, y tratar de no serlo! ¡Porque siendo muchas veces un imbécil, puedo tomar conciencia de que lo soy, y, tratar de no serlo! Porque siendo muchas veces un analfabeto, puedo tomar conciencia de que lo soy, y aceptarlo y comprenderlo, y no tratar de serlo. Porque siendo un loco y un paranoico, puedo tomar conciencia de que lo soy, y aceptarlo y comprenderlo, y escoger con mi libre albedrío tratar de no serlo. Porque siendo malo, y con malos sentimientos, malas emociones, malos pensamientos, malas tentaciones, malas obras, malos comportamientos, lleno de defectos e imperfecciones, etc., puedo tomar conciencia de lo que realmente soy, aceptarlo, comprenderlo, y con el libre albedrío, y con la libertad sobre mi destino con la que Dios me ha creado al regalarme su Imagen y Semejanza, puedo tratar de no ser todo aquello que es una carga, un pesado peso que nos impide elevar nuestras conciencias un poco más, un paso arriba, donde por muy lejos que llegue a ver un halcón o un águila, nosotros podemos ver mucho más y muchas más cosas.

 

Es por todas estas cosas, que os digo que, no os preocupéis si no me entendéis, ni comprendéis, porque, tan claro como el cielo azul y la noche estrellada, que para la mayoría seguiré siendo un imbécil, un tonto o un loco, ¡porque también lo soy! ¡Pero para otros también seré otras cosas, que ciertamente los ojos y los oídos de la mayoría no alcanzan a ver u oír, ni a entender, ni a comprender! Porque para la mayoría es incomprensible aceptar, por ejemplo que, para mí una palabra escrita tenga más de dos dimensiones, o más de tres dimensiones, o más de cuatro dimensiones, etc., Porque para la gran mayoría resulta irracional aceptar, que para mí, una frase, un contexto, un concepto, una emoción, un sentimiento, un  pensamiento, un deseo, etc., alcancen unas dimensiones físicas, mentales, espirituales, etc., que no son las habituales, que no son las cotidianas, o que no suelen ser las comunes, y, es por esto que me resulta muy difícil de traducirlas al habitual lenguaje humano. Pero esto no tiene importancia. ¡No la tiene! ¿O, quizás la tiene? Eso ya depende de lo que para uno en esta vida es importante. Porque muchos piensan que esta vida tan solo se resume a la que vivimos con nuestras diferentes mentes y personalidades en estas realidades de este mundo, que así mismo está compuesto de otros tantos mundos, donde todos coexisten y coexistimos. Y si a esto añadimos que nosotros mismos estamos formados con muchos mundos dimensionales físicos, mentales, eterios, sutiles, espirituales, etc., todavía resulta mucho más difícil de comprender o de aceptar, para nuestros más elevados titulados en letras que leen y se les quedan grabadas en sus cerebros, pero que no los eleva racionalmente, ni los eleva mentalmente, ni los eleva espiritualmente, porque las letras grabadas son objetos, y tienen la vida que una determinada conciencia les da. Y tienen la vida con que una determinada conciencia las crea y las viste y adorna. Y por muchos títulos académicos, doctorados y universitarios, que se obtengan y se aprueben, estos tan solo son objetos utilizados por cada conciencia. Y, si la conciencia que maneja estos objetos, estos instrumentos, estas herramientas, son conciencias atrasadas evolutivamente y no disponen de un adecuado grado de perfección, no les servirán más que para ocupar socialmente unos cargos y puestos de responsabilidad, que tan solo egoístamente les beneficia a ellos mismos, pero involucionan y estropean todo lo que tocan, y, desordenan egoístamente todo lo que les rodea. Es así que en nuestro mundo, estos grandes titulados, o sus mandamases, se han apoderado de este mundo y de sus realidades, y lo han desordenado, desarmonizado cada vez más, y más egoístamente, hasta nuestros días, convirtiendo nuestro mundo actual, en la actual Sodoma y Gomorra, donde lo que verdaderamente es más evolutivamente racional, lo convierten en menos racional, sin que esto les parezca irracional, sino natural para nuestro grado evolutivo y de perfección. Pero esto no es todo, sino que le dan la vuelta a lo que es sutilmente más racional, convirtiéndolo modernamente en más irracional, y nos dicen que esto es más racional, más adelantado, más moderno, más avanzado evolutivamente, etc., O sea, que nos convencen de que la irracionalidad es más racional y más perfecta. Y nos convencen de que, porque la han convertido en unas modernas modas, no existe nada mejor ni más elevado. Y, la mayoría de las especies humanas, más racionales o menos racionales, bailan al son de estas modernas modas culturales, académicas, universitarias, doctoradas y científicas, y, con la ayuda de drogas legales o ilegales, se unen en una mente global de confusión y de fiesta de emociones, sentimientos, pensamientos y deseos, que aunque naturales, no son los más apropiados para el grado de evolución y perfección (también natural), de algunas otras especies humanas, que están creadas con la Genética de la Imagen y Semejanza de nuestro Único y verdadero Dios vivo que existe. Y, yo os hablo de Este Dios Único y vivo que existe, y trato de despertar vuestras conciencias adormecidas y drogadas por estas culturas y tradiciones, modernas o modernizadas, que os emborrachan, y en vuestras borracheras enterráis y utilizáis de abono todo lo bueno y sutil que existe en vosotros, para volver a sembrar y cultivar en vuestras almas lo grosero, para que florezca y de sus frutos. Y, yo os recuerdo lo que Él, nuestro Único y verdadero Dios vivo, quiere y espera de algunos de nosotros. Y tan solo por eso, me perseguís, tratáis de acabar con mi vida, etc. Y, tan solo por esto, por lo desagradable que os resulta hoy en día que os recuerde que Dios existe y espera algo más de nosotros, os enfadáis, os molestáis, etc., porque sentís que vengo a echaros un balde de agua helada sobre vuestras cabezas y a interrumpir vuestras borracheras y alegres y mundanas fiestas de corruptas y retrasadas emociones, sentimientos, pensamientos y deseos, que nos conllevan a comportarnos como bestias, que, aunque sean bestias muy estudiadas, modernas y refinadas, ¡son bestias! Y, que al fin y al cabo, como bestias más aseadas o menos aseadas, nos comportamos. Y que al fin y al cabo, como bestias más o menos civilizadas, ¡como bestias nos comportamos! Y que al fin y al cabo, como bestias con más o menos cultura, títulos, etc., que tengamos o seamos, ¡como bestias egoístas nos comportamos!

 

Yo tengo que reconocer que cuando me apretasteis más que lo suficiente y para no perder a mi familia, empecé a beber, a fumar, a tomar demasiados cafés, y a emborracharme y dejarme llevar por vuestras modernas y sofisticadas culturas muy estudiadas y civilizadas, y a tratar de comportarme al igual que vosotros, y, me he forzado a, aceptar que nuestro comportamiento como vulgares y refinadas bestias, era lo mejor y los mas bueno, y lo más natural. Pero yo sabía que esto no era así. Pero yo sabía que esto no era bueno, ni siquiera esto era ya supuestamente natural, para los seres humanos que con la mínima dignidad creemos que llevamos sobre nosotros la Imagen y Semejanza de Dios. Más el gran amor que tenía por mis hijos me doblegaba, porque ponía este amor delante de Dios y por encima de Este, y por encima y delante de sus Consejos, Orientaciones y Mandatos. Pero de nada me sirvió mi familia, ni el gran amor que yo le tenía, porque mis enemigos seguían apretándome, hasta que lograron separarlos de mi, a base de fomentar en ellos, con mentiras, malos sentimientos y pensamientos, etc., primero una falta de respeto, y luego una falta de aprecio como padre, etc. Esto me hizo ciertamente mucho daño, y me dolió eternamente. ¿Acaso no duele ver como tus seres queridos llegan a despreciarte o incluso a odiarte, o a ignorarte? Y, lo que más duele de todo esto, es que sepas que con mentiras, y maldades, se han dejado convencer y engañar, y hayan creado de ti una imagen falsa, enferma y contraproducente, que no tenía nada que ver con mis verdaderas enfermedades y defectos, que también tengo. La verdad es que se me ha hecho mucho daño por tratar de defender la dignidad humana. La dignidad humana que corresponde a la especie humana descendiente de Adán y Eva, que es donde reside y vive, o trata de sobrevivir, la dignidad de la Imagen y Semejanza de Dios. Pero al contrario de lo que esperaban las bestias humanas, cuanto más se me acosaba e intentaba acabar con mi vida, y cuanto más se dañaba mortalmente mi cuerpo, y cuanto más de cerca miraba a la muerte en este mundo, más se saneaban mis mentes enfermas y extraviadas, y más se despertaba mi conciencia de la Imagen y Semejanza de mi Creador, y más me acercaba a Dios. ¿Podéis comprender esto? Bueno, desde algunos tipos de racionalidad no podréis comprenderlo. Pero como os he comentado antes, existen varios tipos y grados de racionalidad. Y no es lo mismo la racionalidad de que dispone una bestia aunque sea humana, porque aunque tenga racionalidad, no deja de ser una bestia. Porque aunque se comporte como una bestia culta, o una bestia científica, no deja de ser una bestia y comportarse como una bestia, aunque sea como una bestia bien aseada y refinada, pues, no es lo mismo su racionalidad, que la que poseen otros seres humanos, que aunque no sean tan aseados, ni cultos, ni refinados, se comportan de manera diferente a las bestias, y tratan de agradar más a Dios, que adorar sus propios cuerpos animales. ¿De qué le sirve al hombre adorar, elevar y asear exageradamente sus cuerpos, cuando sus almas se están pudriendo? Al fin y al cabo, nuestros cuerpos animales por mucho que los aseemos, adornemos, maquillemos, ensalcemos, etc., terminarán pudriéndose. Sin embargo, si el tiempo exagerado que dedicamos a nuestros cuerpos con fecha de caducidad, la dedicáramos a mantener nuestra alma limpia, esta se convertiría en un alma eterna, que es donde reside la semilla de la verdadera vida. Esta vida, la vida de nuestra alma es la que hay que mantener aseada convenientemente, porque es donde se guardan nuestras personalidades únicas y variadas, y que no tienen fecha de caducidad, si les damos el tratamiento adecuado y las mantenemos convenientemente aseadas. Sin embargo las bestias humanas, no alcanzan a ver más acá ni más allá, de lo que sus ojos y oídos de bestias comunes pueden ver. ¿Cómo van a entender o a comprender todo lo demás, todo lo que no pueden ver ni oír, ni tocar con sus manos? No pueden entenderlo, ni comprenderlo porque tienen la conciencia, su conciencia como las bestias, y porque todo lo ven, oyen, sienten, etc., en dos o tres dimensiones, nada más. Sus conciencias no les permiten ver, oír, sentir, presentir, etc., más allá, de lo que pueden medir y observar, con sus limitadas dimensiones, y para sus conciencias no existe nada más. Es por esto que se identifican tanto con los demás animales, porque en realidad, aunque más refinados y cultos que estos, no dejan de ser bestias más modernas, y no dejan de ser bestias más cultas y un poco más inteligentes, ¡pero bestias al fin y al cabo! No tratéis de explicarles que existen otros tipos de conciencia más racional. O no tratéis de explicarles que existen otros tipos de inteligencia más sutil, que no sirve para memorizar textos y aprobar exámenes y sacar títulos académicos, doctorados o universitarios, porque no lo comprenderán, porque no tienen conciencia racional de ese nivel, porque les falta ese grado de evolución y perfección genética heredada de la Imagen y Semejanza de Dios, y con que nuestro todopoderoso Señor ha creado a Adán y Eva. ¡Tratad de explicarle a un pez, que un simio es más inteligente que él, y que es más evolucionado y perfecto! ¿Acaso creéis que el pez tiene conciencia para comprender algo que para él no existe? ¡Porque para ese pez, no existe esa inteligencia porque no es capaz de desarrollarla, ni sentirla, ni ponerla en práctica!  ¡Porque para el pez no existe siquiera ese tipo de conciencia, porque el pez no es capaz de desarrollarla, ni sentirla, ni verla, ni oírla, ni ponerla en práctica, ni manifestarla, ni verla manifestada en otros seres, porque el pez no puede ver, oír, ni sentir, lo que para él no existe! ¡Pues así mismo, algunas especies humanas no pueden apreciar el nivel de inteligencia, ni de conciencia, de que disponen los verdaderos descendientes de Adán y Eva, porque no pueden verla, ni oírla, ni apreciar su manifestación, porque para ellos no existe! Y si para ellos no existe, les ocurre, al igual que al pez, que si algo para ellos no existe, tampoco existe su manifestación en este mundo, ni en estas realidades, etc., o, como seres muy inteligentes, verán estas manifestaciones como lo que en realidad no son, como efectos desconocidos, misteriosos, incomprensibles, inexplicables, etc., y, simplemente porque, carecen de la capacidad racional y del grado de conciencia adecuado a estos niveles evolutivos y de perfección. ¿Os resulta difícil de comprender esto que os digo? Bueno, si no lo entendéis es porque yo no sabré explicarlo mejor, o tal vez sea, porque vosotros estáis demasiado culturalmente civilizados, o, quizás sea porque vosotros estáis muy culturalmente domesticados, amén. ¿Comprendéis  ahora algunos, no las grandes mayorías, el por qué, para estas mayorías Dios no existe? Pues para algunos, ahora puede resultarle muy fácil comprender, el por qué, para la mayoría de nuestro mundo actual, convertido en la actual y moderna civilización de Sodoma y Gomorra, Dios no existe. Ni pueden ver, oír, sentir o presentir la manifestación de Dios en sí mismos, ni en sus prójimos, ni, y en todo cuanto les rodea, ni en todo lo que existe. ¿Cómo van a, apreciar las manifestaciones de Dios, si para ellos Dios no existe, y viceversa? No pueden, porque al igual que el pez, no tienen conciencia para apreciar y captar, estos otros mundos más sutiles de existencia, donde Dios se nos puede manifestar de una manera más directa, según sea su Santa Voluntad.

 

Nosotros podemos pescar un pez, e incluso sacarlo de su mundo, de sus dimensiones naturales, sin embargo, aunque lo saquemos del agua, y lo pongamos frente a nuestra cara, y frente a nuestros ojos, y lo miremos fijamente, y le hablemos, y le explicáramos en su idioma, que nosotros somos seres humanos, seres inteligentes, seres muy evolucionados, seres muchos más racionales, etc., estos, los peces, no comprenderían lo que tratamos de comunicarle, aunque lográramos hablarles en su mismo lenguaje, porque los peces no disponen en sus mundos evolutivos y de perfección, el mismo grado de evolución y perfección de conciencia, que posee el ser humano, y, tan solo por eso, aunque pongamos a los peces en un acuario frente a la televisión, no podrán ver jamás lo que nosotros vemos, aunque la imagen que nosotros vemos sea la misma que la que el pez ve. Ni los peces, podrán oír jamás lo que nosotros oímos, aunque el sonido que escuche los peces sea el mismo que nosotros oímos, ni, los peces podrán sentir jamás lo que nosotros sentimos, al ver, oír, etc., esas imágenes, sonidos, etc. ¿Entendéis donde radica la diferencia? La diferencia está en el nivel y el grado evolutivo y de desarrollo de nuestra conciencia, y eso basta y es suficiente, para que, aunque un ser esté al lado físicamente de otros seres, vivan en mundos dimensionales diferentes al mismo tiempo y en el mismo tiempo, y, vivan en realidades diferentes al mismo tiempo, y en el mismo tiempo, porque, viven y aprecian la vida, la naturaleza y todo lo que los rodea, con un estado de conciencia muy diferente, y esto produce un efecto inmediato muy particular y diferente, sobre sus emociones, sentimientos, pensamientos, deseos o necesidades, y, que a partir de todo esto, construye su particular y única realidad del momento, del minuto, de la hora, del mes, del año, o de toda su vida. Y todo esto, por nada más que, tener su muy particular percepción de la realidad, etc. ¡Imaginaos esto amplificado a nivel mental colectivo de cada una de las diferentes especies humanas, y así quizás lleguéis a comprender, el cacao, el caos, o el batido mental en que todos vivimos. Pero esto tiene una simple y fácil solución, porque Dios que ha creado nuestros mundos, y nos ha creado a nosotros, y ha creado las diferentes especies humanas, sabía que todo esto iba a ocurrir, por eso también nos dio una sencilla y fácil fórmula mágica natural, para que todos nuestros problemas se resolviesen automáticamente de forma natural, para que todos pudiésemos vivir con dignidad, en paz, en amor, y ser, y vivir sanamente y alegremente felices. ¡Esta fórmula mágica y natural, son los Diez Mandamientos de la Ley de Dios! Bueno, si no entendéis cuando me refería antes a eso de las dimensiones y de cómo transcurre su particular tiempo en ellas, de eso ya os tengo hablado y explicado ya, y es que, para cada especie, el tiempo no transcurre de la misma manera, ni a la misma velocidad, y, no hace falta salir a viajar al espacio, ni adentrarnos en agujeros negros, para comprobarlo y comprenderlo. Porque, como ya os tengo comentado muchas veces, aquí en nuestro mundo, existen a otras escalas, y en otras dimensiones, todos los demás mundos, y diversos universos, como los que vemos ahí fuera, en la lejanía del horizonte de las estrellas. Y, si invirtiéramos más tiempo y recursos en obedecer a Dios y hacer su Voluntad, ahora ya sabríamos mucho más de esos otros mundos que tratamos de alcanzar en las estrellas, sin necesidad de salir al espacio exterior. ¿Todavía no me entendéis o comprendéis, o lo que trato de deciros o explicaros con mi ignorancia y falta de cultura? ¡No os preocupéis por esto! Porque si no me comprendéis o entendéis lo que os digo, es porque vosotros vivís en un mundo diferente al mío. ¡Vosotros vivís en el mundo que vosotros mismos creáis, y yo trato de vivir en el mundo que Dios ha creado para mí! Y os aseguro que son mundos completamente diferentes. ¡Y, tan claro como el cielo azul y la noche estrellada, que, son mundos con dimensiones diferentes! ¡Con vuestras dimensiones creáis un mundo de acuerdo a lo que sois, y lo manifestáis, y así, está este mundo actual, convertido en un mundo corrupto, en un mundo donde los seres humanos con más poder, son los delincuentes más grandes, y se comportan como vulgares pero refinadas bestias egoístas, y que se valen de su poder para ejercer su injusto y opresivo dominio sobre los humildes de la Tierra, para explotarlos como al ganado, y convirtiendo en delincuentes a aquellos que de parte de Dios os renuevan o refrescan la memoria, de lo que Dios quiere y espera de los verdaderos descendientes de Adán y Eva.

 

Dios nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad, así en la Tierra como en los Cielos. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy, y perdona nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, y no nos dejes caer en la tentación, más líbranos del mal. Amén.

¿Acaso Jesucristo nos enseñaba a pedir nuestro pan de cada día a los sacerdotes o a Dios?

¿Tal vez Jesucristo nos enseñaba a pedir el pan nuestro de cada día al rey o a Dios?

¿Tal vez, acaso o quizás, Jesucristo nos enseñaba a pedir el pan de cada día a las ONGs, a la Cruz Roja, a la Media Luna Roja, a Cáritas, a Manos Unidas, a los misioneros, a la falsa bondad de los delincuentes que gobiernan nuestros mundos humanos, etc., o, a Dios?

¿Quizás Jesucristo nos enseña a pedir nuestro pan de cada día a los políticos y sindicatos, o a Dios?

¿Tal vez, quizás o acaso, Jesucristo nos enseña a pedir el pan nuestro de cada día a los empresarios o a Dios?

¿Quién o quienes, se creen dioses y sustituyen al Único y verdadero Dios vivo, y se arroga o arrogan la soberbia maligna, de proporcionarnos el pan nuestro de cada día? ¡Porque Jesucristo nos dejaba muy claro a quien se debe pedir el pan nuestro de cada día! ¡Porque Jesucristo nos dejaba muy claro a quién había que pedir, para que cubriese todas nuestras necesidades! ¿Tampoco os suena de nada esto que también dijo Jesucristo?: “Buscad primeramente el reino de Dios y su Justicia, y todo lo demás os será añadido” ¡Pero en vez de buscar el reino de Dios y su Justicia,  buscáis primeramente el reino de las bestias y sus injusticias, para mendigarles el pan vuestro de cada día, para mendigarles un trabajo indigno, que más bien está creado para las bestias! ¡Si no queréis que os traten como a las bestias, no os comportéis como lo hacen las bestias,  ni os dejéis manejar por las bestias humanas, y reclamad el reino de Dios y su Justicia, que yo en nombre de Dios os traigo!

 

¿Qué significado en la práctica tienen los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, sino que no dependa el pan nuestro de cada día de ningún ser humano, sino de Dios? ¿Y, quién es Dios en este mundo? ¿Por qué Dios, en casi la mitad de sus Mandamientos de la Ley, nos manda amarle por encima de todo cuanto existe? ¿Y, por qué Dios, en más de la otra mitad de sus Mandamientos nos manda amar a nuestros semejantes como a nosotros mismos? ¿Tal vez será porque los descendientes de Adán y Eva, llevamos su Imagen y Semejanza? ¿Será entonces porque mientras no amemos a nuestros semejantes como a nosotros mismos, no estamos amando a Dios? ¿Será entonces que mientras no amemos a Dios por encima de todas las cosas, no seremos capaces de amar a nuestros semejantes como a nosotros mismos? ¿Qué nos está diciendo Dios, con sus Mandamientos de la Ley? ¿Qué mensaje tan misterioso  e indescifrable, nos está dando Dios con sus Mandamientos de la Ley? ¿Porque son indescifrables verdad? ¡Desde luego que los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, son indescifrables, e ininteligibles, y extraños, y misteriosos, para un ser irracional, o para una bestia del campo! ¡Pero vosotros que tenéis tantos estudios, y tantos títulos, doctorados, científicos, etc., y que os habéis elevado hasta los cielos ocupando el lugar de Dios, para dar el pan de cada día a vuestros humildes semejantes, no os sentís irracionales, no os sentís como bestias del campo! ¡La verdad, es que aunque no os sintáis como las vulgares bestias del campo, os comportáis como tales! ¡Y, la cruda realidad de este mundo, no es como se mire uno así mismo o como sienta cada uno, sino, como uno se comporta! ¡Porque de nuestro comportamiento brotan nuestros frutos, que son el alimento de nuestra alma, y el alimento que ofrecemos a nuestros semejantes!

 

(Resulta amablemente agradable que los malos identifiquen a algunos de sus malos, como los menos o los más malos. Y, resulta amargamente alegre, que los malos observen sus frutos, como algo asqueroso, repugnante y despreciable. Es como si una despiadada zarza que te acaricia con la violencia con  que te has tropezado con ella, despreciara y se asqueara de sus sabrosas y maduras moras. O como si un descuidado rosal, que se ha enganchado en tus dedos torpes por tener prisas de agarrar sus hermosas rosas rojas, mirara con asco sus admiradas flores, fruto de sus esfuerzos por zafarse del frío invierno, y cubrirse con el chal de las estrellas del tierno verano.)

Cristo Maestro Andar.

Nota: Hace tres mese que me han cortado la señal de Internet, porque parece que no les interesa que os siga hablando de Dios y de lo que Dios espera de los hombres en estos tiempos del fin, y, ahora me amenazan con cortarme la electricidad en breve plazo de tiempo. Bueno, esto no es de extrañar, porque en este País, al igual que sucede en la mayoría de los países occidentalizados mandan las mujeres, las reinas y, “las reinas de los mares”, al igal que ocurría hace miles de años en Sodoma y Gomorra. Es lamentable saber y conocer la triste realidad de este país, donde se acogen muy supuestamente con la mayor bondad, piedad y compasión y humanitariamente a los extranjeros, y a muchos se les proporciona viviendas gratuitas y se les busca trabajo o empleo, mientras que a los españoles con toda la maldad de que son capaces de reunir en sus corazones ruines y corruptos, se les deja sin trabajo, o se les da un trabajo con sueldo de esclavas bestias de carga, que tan solo les da para sobrevivir y alimentarse, para que ellos mismos estén lo más saneados y alimentados dentro de lo posible, para que puedan rendir más en sus trabajos. Y donde después de quitarles el trabajo indigno que tuvieran y sus esclavos sueldos, se quedan sin recursos para seguir pagando su derecho de estado, pagando una constitución que no cumplen los que tienen que cumplirla, y les retiran su trabajo que los que rigen el estado de derecho prometen en nuestra constitución, que por lo visto, y por los resultados que podemos aprecias, esta constitución parece estar constituida más que nada por pillos y delincuentes, porque si a los españoles se les suprime injustamente sus indignos trabajos, se quedan sin sueldo para seguir pagando  sus viviendas, y los desahucian, y se les arroja a las acogedoras calles, que ellos mismos han pagado con sus impuestos. Y, este parece ser el único derecho de estado, a que tienen los españoles. Supongo que también este derecho a ser expulsados de sus trabajos, de sus casas, etc., también estará recogido en la CONSTITUCIÓN de delincuentes que rigen este País. Amén.

Comentarios  Ir a formulario