Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2014.



20141104111641-foto-127-.jpg

“AUNQUE CAMINE POR VALLE DE SOMBRAS DE MUERTE, NADA TEMERÉ, PORQUE TÚ ESTARÁS CONMIGO”

A 03 de noviembre de 2014.

“SALMOS 23:4. Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno; porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me confortarán”

 

 

Aunque camine por valle de sombras de muerte, nada temeré, porque Tú mi Dios, estarás conmigo.

 

Aunque ande en valle de sombra de muerte,

no temeré mal alguno;

porque Tú estarás conmigo;

tu vara y tu cayado me confortarán;

y me librarán de todo enemigo;

y de todo mal me protegerán.

 

Oh, mi Dios compasivo y misericordioso, creo en Ti.

 

Oh, Señor de los mundos, yo confío en Ti. Porque sé que siempre estarás conmigo. Porque después de andar perdido y extraviado por este mundo, al fin te he encontrado. Y ahora sé, que siempre has estado ahí, sin yo saberlo. Siempre mi Dios, has formado parte de mí y de mi ser, sin darme cuenta en mi ignorancia de ello. Porque cada vez que nos miramos mundanamente a nosotros mismos, desviamos nuestra mirada de Ti. Porque sé que, cada vez que nos oímos mundanamente a nosotros mismos, dejamos de escucharte a Ti. Porque he aprendido que, siempre que mundanamente nos sentimos a nosotros mismos, dejamos de percibirte a Ti. Perdóname por haber sido tan ciego a pesar de que te mostraste tantas veces delante de mí. Perdóname por ser tan sordo, a pesar de todos tus arrullos cariñosos.

 

Perdóname mi buen Dios, porque a pesar de demostrarme tantas veces que estabas ahí cuando más te necesitaba, yo enseguida lo olvidaba, y de nuevo volvía corriendo a desear refugiarme en la corriente corrupta mundana.

 

Perdóname mi Dios todopoderoso, porque a pesar de ser tan cobarde y débil, y traicionarte tantas veces, me has perdonado siempre que he vuelto mis ojos, mis oídos y mis sentidos, hacia Ti. Siempre que te he buscado, te he encontrado. Y siempre que te buscaba era porque yo te había perdido. Y siempre que te buscaba era porque yo andaba perdido.

 

Tú siempre estás ahí, como el faro marítimo más potente y alto, que se ve en todo este mundo, para guiarme en las noches extraviadas por todas mis dudas, de mi falta de fe, de los extravíos producidos por mis mundanos deseos y pasiones.

 

Siempre estás ahí, oh Faro Luminoso, que se te escucha en las noches de intensa niebla, cuando mis emociones y sentimientos mundanos, hacen que se extravíen mis alborotadores y amotinados pensamientos, y confundan a mi aturdida conciencia. Tú mi buen Faro, siempre estás ahí, aunque las telarañas que mis propias manos tejen en mis ojos, y los tapones cera en mis oídos, no me dejen oírte y verte.

 

Tú mi buen Faro, siempre estás ahí, aunque mi cobardía y debilidad, solo me den fuerzas para darte la espalda, y poner rumbo hacia las tinieblas mundanas de mi alma.

 

Oh, mi buen Dios, perdóname por tener que pedirte tantas veces perdón.

 

Oh, mi buen Señor de los mundos, perdóname por tener tanta paciencia conmigo y tener que perdonarme tantas y tantas veces. Ahora reconozco y sé, mi Dios todopoderoso, que no eres solo grande para aplicar tu Justicia, sino que también sé, que todavía eres más grande aplicando tu perdón a todos los que una y otra vez, reconocemos nuestros errores y nos arrepentimos.

Cristo Maestro Andar.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

---CONDENADO A MUERTE---

Publicado: 21/11/2014 19:01 por Cristo en sin tema
20141121190153-photo.jpg

CONDENADO A MUERTE.

A 20 de noviembre de 2014.

 

Buenos días, buenas tardes y buenas noches. Bueno, así querría despedirme de mi consciente después de llevar dos horas despierto, o eso es lo que yo creía. Puesto que, después de abrir una vez más mis ojos y volviéndolos y removiéndolos dentro de mis párpados, como limpiaparabrisas, para desempañar las telarañas de la noche, o del vaho de mi cansada y despistada vista, miré una vez más hacia un reloj digital, con números en rojo, cosa que dificulta todavía más mi falta de luz y lucidez mental, a esas horas ya pasadas las cinco de la mañana. Ya que sin encender la luz, el brillo del reloj y sus números es mucho más intenso, pero esto no supone para mí una ventaja, aunque si lo sería para otro ser humano. Y esto no es debido a ninguna lógica, ni lucidez, ni inteligencia, ni estupidez, ni siquiera por la tempranera hora, sino que más bien, esto me ocurre por una razón natural, que nada tiene que ver con la racionalidad, ni la irracionalidad de estos tiempos en que nos toca vivir. Sino que más bien, y mejor que bien, es porque sufro o gozo de una alteración natural, en la percepción de mi vista, que supongo que, nada tiene que ver esta, con ninguna alteración hormonal, aunque no sería de extrañar, que todo estuviese relacionado, con todo lo me conforma aunque no esté aquí mencionado. Bueno, esta pequeña inconformidad rebelde de mi vista, dicen que se llama daltonismo, que me parece que esto nada tiene que ver con el alpinismo, ni con el optimismo, pero como suena bien y hoy en día todo se liga a algo; ¿por qué no? ¡Digo yo!

 

Bueno, todo esto que os estoy diciendo venía a cuento, de algo que me parecía de cuento chocolatero y churrero. De algo que después de encender la radio y cambiar de emisora, me sonaba a voz de cuento anochecido proveniente de un recuerdo de sueño mañanero difuso, y confundido por la ensoñadora lucidez de esa conciencia que no sabe si todavía tiene ganas de despertarse del todo, o darse media vuelta en la cama, para seguir soñando que está dormida. La verdad es que una pequeña parte de mi conciencia lúcida, se quedo con aquella pequeña y minúscula noticia, que pasaba de largo por mis sentidos racionales. Más esto de por la mañana temprano de dejar pasar de largo las noticias, ya no tiene mucha importancia para mí, ya que se ha convertido en costumbre desde que mis sentidos andan un poco atrofiados, por una conciencia que cansada de habitar en este “mundo tortilla española a la revuelta” de: todo un poco, para a todos los sabores contentar, y a todo tipo de paladar gustar, de tal manera que, la Torre de Babel, se queda corta, comparada con la actual Torre de Emociones, con que la humanidad anda perdida y diseminada de sentimientos, para contentar a todos, y a todos tenerlos bien confundidos, y, con modernos ideales de viejos esclavos renacidos. Todo vale, con tal de crear estados democráticos confundidos. Y todo vale con tal de crear confundidos estados de derecho. Y todo vale con tal de crear confundidos estados democráticos de libertad, porque así los ciudadanos confundidos con tanta democracia, estado de derecho y libertades, se creen todo lo que les quieran hacer creer, y, se creen de todo lo que les quieran convencer. Y se creen que cualquier partido político nuevo que aparezca en el horizonte, les prometa la libertad, la igualdad, la paz, la justicia, etc., y esto, es tan solo, el gran triunfo de la confusión, porque, ningún nuevo partido político puede triunfar en la verdad, en la justicia, etc., debido a que detrás están los mismos que respaldan a los cansinos partidos de siempre. Más los que os doblegan con los látigos de la libertad, de la igualdad, de la paz, la justicia, son precisamente los que apoyan estos nuevos movimientos políticos, y, por supuesto son, los que después de hacer prometer todos estos bienes ideales humanos, son los que, a cambio de sus falsas promesas, nos ofrecen con todo su amor y cariño, el doble de tazas de esclavitud, etc. ¡Y se dicen entre ellos refiriéndose a los ciudadanos!: ¿Queréis una taza libertad? ¡Tomad dos de esclavitud! ¿Queréis una taza igualdad? ¡Tomad dos de desigualdad, discriminación, racismo, jerarquización, etc.! ¿Queréis una taza de justicia? ¡Tomad dos de injusticias y con sobre abuso de poder! ¿Queréis una taza de paz? ¡Tomad dos o tres, o cuatro, o cinco de guerra!

 

¡Qué ilusos tan confundidos! ¡Tan confundidos ilusos! ¡Que ya no sabéis lo que es aparente engaño, o es una mentira acreditada! ¡Pero esto lejos de ser una de vuestras victorias, no lo es, ya que es lo que yo os vengo prometiendo desde hace años! ¡Pero como vosotros no creéis en verdades, sino que os han educado, y acondicionado, tan solo para creer a los mentirosos, nada os resultará como os prometen, sino que cada vez, tendréis más y más tazas, de todo lo contrario a todo cuanto os prometan! ¡Pero esto es lo que os conviene, para que así reventéis y escarmentéis algunos, no todos! ¡Porque la mayoría no me interesáis! ¡Pues solo estoy aquí por algunos que todavía valen la pena, que yo siga penando en este vulgar mundo! ¡Mundo al que la mayoría de los seres humanos habéis elevado al rango de mundo vulgar, por lo habitual de la vulgaridad de vuestras emociones y sentimientos, rebajados por la autoestima sobre elevada del feminismo, la homosexualidad, narcos, blanqueadores de capitales, ricos, empresarios, drogadictos, etc., que mangonean los gobiernos, los estados, las políticas, las religiones, los supuestos derechos humanos, los supuestos estados de derecho, las supuestas libertades, las corruptas democracias, las borrachas culturas, enseñanzas, borrachas educaciones en nuestras escuelas, colegios, institutos, universidades, aprendizajes, etc.! ¿Todavía seguís pensando que comprendéis lo que es dignidad? ¿Pero como vais a comprender siquiera lo que es dignidad, si vuestras conciencias están adulteradas y enseñadas a creer que supuestas corruptas y esclavas realidades, son la libertad, son la paz, son la justicia, son la igualdad,? ¿Pero como vais a comprender la verdad, si a todas las paredes y dimensiones de vuestra mundo y realidad, las han pintado con bonitos colores de mentiras? ¡No sabéis lo que es verdad, porque la verdad no os ha sido enseñada! ¡Y no sabéis lo que es la verdad, porque tan solo conocéis las verdades de las mentiras! ¡No sabéis que es la verdad, porque os han dicho, aprendido y enseñado, a escoger entre mentiras verdaderas, y mentiras mentirosas!

 

Bueno, por todas estas cosillas de na (nada). “Es que yo por la mañana suelo en tardar en digerir todas la mentiras a medias, mentiras a calcetines, mentiras a tazas, mentiras con leche, mentiras con café o cola cao,  mentiras con pan, tostadas, mantequilla, con huevos,  y mentiras madrugadoras o trasnochadas, etc., que se cuentan en los medios de comunicaciones, para mirar con paciencia al cielo, y, resignarme un día más, para, diferenciar mientras termino de despertarme, aunque no me apetezca, entre las mentiras verdaderas, y las otras mentiras. ¡Y, esto no es nada fácil! Pero bueno, cuando llevaba ya dos horas supuestamente despierto, porque ahora ya me resulta cada vez más difícil despertarme, porque la vida despierta y vespertina, la vida vulgar y común, cada vez resulta parecerse cada vez más a terribles pesadillas, que sería preferible no experimentar o vivir, porque, la vida parece ya un experimento científico de homosexuales y feministas, donde lo que más mola, es la modernidad, el progreso y la gran evolución, el gran salto evolutivo de nuestro actual mundo de Sodoma y Gomorra. Porque como decía, después de digerir las nuevas mentiras con que pavimentan y apuntalan nuestras realidades cotidianas y rutinarias, mientras trataba de agudizar mis oídos girando de vez en cuando mi cabeza hacia la radio, para cazar cierta noticia que no acababa de digerir o de oír bien, ya que mis oídos no andan bien desde hace un mes, ya que uno me duele un poco, me zumba al oído, y el otro me chilla en la oreja, etc., porque tengo un tapón de cera, y ya algo de infección, y me resisto a acudir al médico, porque algunos (Incluidas algunas enfermeras) han querido eliminarme, volverme un vegetal, etc., y, claro, a gato escaldado, ya se sabe. Y, así estoy, corriendo el riesgo de que esto se me derive en algo más grave, pero, así llevo muchos años, luchando en solitario con todos mis problemas, sean de salud o no, y tratando de confiar en Dios, porque si Este me falla, ¿qué importancia tendría ya mi vida, o, para quién ya tendría importancia mi vida? Porque bien que os habéis esforzado algunos de que mi vida no tuviese un refugio, un hogar, una compañía, etc., pero esto será una factura que pienso cobrar, y no va a prescribir, no va a caducar, porque ya está grabada y bien escrita en vuestras almas, y, aquí a vuestras almas, no podéis llegar con los borradores de mentiras, o con amaños, o con maliciosas argucias, ni realidades manipuladoras. Porque aquí no pueden llegar a influir vuestros intereses emocionales corruptos. Porque aquí, en vuestras almas, no llega a mandar vuestro vulgar poder. Porque aquí, en vuestras almas, no mandan vuestros sentimientos, pasiones y deseos, y emociones de vulgares animalillos, que deciden irracionalmente, lo que debe parecer racional. Aquí en este terreno de lo sutil y elevado, de lo espiritual y de lo escondido de la vida animal, no mandáis, no domináis, no tenéis poder, porque este es mi terreno, porque este es mi mundo, porque esta es mi realidad, y, porque aquí vive la verdad, y, porque aquí es el mundo de lo verdaderamente real.

 

La verdad, no sé para qué, os cuento o digo estas cosas. ¡De todas formas, que esto, no os preocupe, porque vuestro mundo también es real, y vuestro mundo también es verdad, y, es por eso, que NO estáis siendo juzgados de mentira! ¡Sino que os aseguro, que a pesar de que sea verdad, que vivís en mundos reales construidos con mentiras, estáis siendo juzgados de verdad! ¿Acaso pensabais que como vivís en mundos y realidades construidos con mentiras, ibais a ser juzgados de mentira? ¡Pues no! ¡Esto no cuela! ¡Porque si pensáis que vais a ser juzgados de mentira y en base a mentiras establecidas como legales y legalidades, además de ignorantes, es que sois tontos! ¡Con perdón de los verdaderos tontos, ya que estos son más bien santos, que vienen a ver transcurrir su tiempo, sin intervenir, ni tener responsabilidades en estas generaciones, porque ya han llenado su cupo! ¡Ya os gustaría estar entre estos tontos santos! ¡No, vosotros no sois tontos santos! ¡Vosotros sois tontos listos! ¡O sea que sois los verdaderos tontos! ¡Porque los tontos santos, son tontos de mentira, porque en realidad son santos! ¡Pero vosotros la mayoría sois tontos listos, tontos de verdad, porque sois ignorantes de verdad, y sois los tontos o cómplices de estos, que regeneráis una y otra vez este mundo tonto, en un mundo cada vez más atontado! Bueno, si no comprendéis todas estas cosas que os digo, es porque sois más tontos de lo que creía. Nota: con punto y seguido: Y es que quiero aclarar bien una cosa, y es que si os llamo tontos, no es porque yo sea listo o me dé más inteligente que vosotros, sino de más humilde y sencillo, porque en Dios y sus Enseñanzas, Orientaciones y Mandatos, se encuentra la sencillez, lo vulgar, la humildad, de la verdad. Pero precisamente por ser la verdad de Dios, tan poca cosa, tan vulgar, tan sencilla y humilde, así es despreciada, porque vosotros os creéis en vuestra ignorante tontería superiores a todo esto, y en vuestra ignorante tontería hasta os creéis superiores a Dios, ya que lo despreciáis, le faltáis al respeto, y lo ignoráis bajo vuestros arrogantes pies, al apropiaros de sus Verdaderas Creencias, verdaderas Orientaciones, Verdaderos Consejos y Enseñanzas, y Verdaderas realidades de Verdadera Libertad, con que, se abrirían automáticamente unas puertas mágicas dimensionales de las cuales estamos compuestos, haciéndonos penetrar en nuevas dimensiones de gozo, de verdadera justicia, de verdadera paz, de verdadero amor, y de verdadera felicidad,  al traspasar las puertas estelares dimensionales, que es hallan escondidas en nuestras almas, y, que tan solo estas PUERTAS ESTELARES DIMENSIONALES DE NUESTRA ALMA, SE ABREN CON LAS LLAVES DEL CUMPLIMIENTO DE LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA LEY DE DIOS. Y, para comprender estas cosas, comprender estas cosas de Dios, no es porque sea o me crea yo más listo que vosotros, sino todo lo contrario, que más bien, es, por tratar de ser o imitar, la humildad y la sencillez, de los tontos santos.

 

Bueno, pero todas estas cosas, no tienen importancia. ¡Y no tienen importancia, porque vosotros no queréis dársela! ¡Y, comprendo perfectamente que no la tenga, porque para vosotros no tiene atractivo, ni interés, el querer pareceros en lo más mínimo a los tontos santos, ya que vosotros sois tontos listos! Y la mayoría sois mucho más estudiados que yo, y sacabais mejores notas, y rendíais mejor en un mundo de mentiras, falsedades, cuentos, hipocresías y maldades. La verdad es que yo no me veía capacitado para aprobar, lo que vosotros nunca deseabais suspender. Es así de cruda la realidad que tenía que duramente masticar ya desde mi temprana infancia, entre depresión y depresión. ¡Qué pena y gran tristeza, que Dios me hubiese ahorrado tantas angustias y sufrimientos, si me hubiese dado el regalo de haber nacido como tonto santo! ¡No he tenido esa inmensa suerte!  Más Dios, que todo lo sabe y es la Suprema Inteligencia, cuando mi conciencia reventó debido a unas graves experiencias, me dio a beber del vino de la paz, y me permitió dormir en ese estado de los tontos santos, donde el tiempo aunque pasen los días, no parece existir, porque siempre todo es nuevo y nunca nada es viejo. Si, tuve esa gran suerte, de que Dios me hiciese entrar en esa dimensión de la sana despreocupación durante unos años, más como todo lo bueno pronto se acaba, y en este caso todavía más porque el tiempo parecía estar detenido. Aunque fuese de noche y volviese a ser de nuevo día, aunque fuese por la mañana o por la tarde, era igual, siempre parecía estar todo suspendido de atrasos o prisas. Siempre parecía estar todo suspendido, de los antes o los después, Y esto era bueno. Y esto me hacia bien, porque así tampoco existía el aquí y el ahora. Porque el aquí y el ahora, también eran el antes y el después. Y así todo estaba para mí bien, porque no pensaba en el mal, ni deseaba el mal.

 

Sí. Me encontraba bien, porque no pensaba, solo sentía que formaba parte de todo lo que me rodeaba, y con toda naturaleza fluía y ritmaba, sin hablar, sin moverme, sin bailar ni cantar. Sin embargo, Dios me requería para otras cosas, y, entre atisbos de lucidez mundana, y atisbos de lucidez cotidiana de la realidad tonta de verdad, no de la realidad tonta de los tontos santos. Pues entonces mi buen Dios, que ya había decidido que ya se me habían acabado las vacaciones en el Paraíso, empezó a dejar que mis sentidos empezaran por veces a pensar, a ver, a oír, y a sentir las cosas vulgares del mundo que me rodeaba, y ocurrió, y puedo adivinar que no fue por casualidad, que cayeron en mis manos unas fotocopias de unos apuntes en unos folios escritos en una máquina de escribir manual, sobre cómo supuestamente se realizaba un ayuno de cuarenta días, y que todo lo curaba. Y, yo, que no estaba convencido de todo esto. Pues esto de pasarse cuarenta días sin comer, parecía una aventura para visitar el más allá y no regresar. Bueno,  al principio no hice caso, y no le di importancia, pero entre que estaba y no estaba, y me encontraba y me perdía, empezó a rondarme la idea del ayuno, para ver si de una vez por todas me encontraba ya de una vez, y no me volvía a perder. Total si eso del ayuno, no resultaba ser cierto y me moría, ¿qué se perdía? Puesto que ahora, ya no estaba en el reino de los tontos santos, ni el reino de los tontos listos. Estaba con un pie en un lado, y otro pie en el otro lado. Estaba con un ojo puesto en un mundo, y con el otro ojo puesto en este otro vulgar mundo. Y así no estaba en ninguna parte. Y así pensaba que ya iba a transcurrir todo lo que de vida me quedaba. ¿Qué perdía con arriesgarme a hacer el ayuno? ¿Y si era verdad que un ayuno de cuarenta días lo sanaba todo? ¡Tardé muchos meses en decidirme y convencer a la que entonces era mi esposa, de que eso del ayuno era una cosa muy normal, y que también Jesucristo lo había llevado a cabo, etc.! La verdad, es que yo no estaba convencido de nada, ni sabia la verdad sobre esto, pero ya no me importaba, yo quería curarme, sanarme, volver a estar en este mundo y ser uno más, y ahí fue como empezó mi primer largo ayuno, que alargué más allá de los cuarenta días, hasta los cuarenta y tres días, esperando la mágica curación a todos mis males y enfermedades, que todavía no notaba cuando llegó mi angustioso cuarenta día de ayuno. La verdad, es que no sé si fue debido a tantos días sin comer que me noté mejor, más espabilado, pero no apreciaba las tales mágicas sanaciones y curaciones, que se anunciaban en los apuntes del ayuno de cuarenta días. Por lo que me sentí engañado y defraudado, y como estafado, sabiendo que me habría podido quedar en el camino. Pero bueno, mejor algo que nada, porque había podido dejar los tratamientos médicos, y estaba no más lúcido, sino más bien más espabilado. Y al recuperarme físicamente del ayuno, comprendí que este despabilamiento tal vez fuese debido a la ausencia de los tratamientos. Pero yo no quería volver a tomarlos, porque además mi estomago e hígado según algunos análisis estaban inflamados, y con la poca lucidez que me quedaba, intuía, que con tantos tratamientos poco iba a durar. Y ocurrió que al no tomar tratamiento, entré en unos años de ansiedades, paranoias, estrés, angustias y sufrimientos, que parecían no tener fin, y atormentarme día y noche. Por lo que me vi recurriendo de nuevo a nuevos tratamientos médicos, donde me aguardaba otra gran sorpresa del destino, porque, algunos médicos intentaron con medicación, convertirme en un vegetal, o semi-vegetal. Por lo que, para conseguir  un tratamiento para liberarme de las angustias y sufrimientos, tuve que simular ser un semi-vegetal, para que no volviesen a intentar convertirme de verdad en vegetal. ¡Yo tan solo quería sentirme aliviado de aquellas terribles angustias que anulaban mi razón y me ahogaban como si el aire careciese de oxigeno, mientras mis órganos se retorcían desesperados contra mis pulmones, culpándolos de no desear respirar y bombear el fluido, el ánimo de la vida, mientras estos (los pulmones), mirándome, se encogían de hombros sin saber qué hacer, ni cuando respirar profundamente, y, yo cuando notaba que mis pulmones me miraban esperando una reacción, una respuesta, una orden, inspiraba de vez en cuando, como si de pronto se me hubiese olvidado de seguir respirando! ¡Y esto ocurría todo el tiempo! Y yo, quería buscar solución parar este estado de muerte silenciosa, y, tan solo deseaba sentirme bien, a pesar de que algunos de vosotros os empeñabais en convertirme artificialmente en un tonto santo, al intentar convertirme en un vegetal, o semi-vegetal. Pero ahora en esto Dios, no quiso ayudarme, y siempre con milagro o no, me ayudó a superar tan tremendas situaciones, para supuesta e ingrata lucidez mía, que nunca me aportó más que angustias y sufrimientos. Lucidez por mi tan perseguida por querer parecerme a vosotros, y con la cual parecéis disfrutar y supuestamente fingís ser felices. Lucidez y cordura mundana, con la cual me acusáis de ser y estar loco. Y supuesta locura mía que una y otra vez trato de curar y sanar, con los ya cinco grandes ayunos que llevo, sin contar los pequeños ayunos y sacrificios de todo tipo para ayudarme supuestamente a estar sano o un poco más cuerdo. Más a pesar de todo esto, y a pesar de acusarme de loco, soy un loco que le ha echado más cojones a la vida y haberme enfrentado a la muerte, por encontrar vuestra supuesta cordura. Vuestra supuesta cordura, sí, esa cordura de que tanto presumís muchos. Esa cordura de la que tanto presumen vuestros ricos, vuestros empresarios, vuestros gobernantes, vuestros más altos titulados, y por supuesto, esa cordura de que presumen las fuerzas de seguridad de los estados, para con toda cordura, reprimir a los otros supuestos cuerdos, que tan solo quieren que cambien algunas cosas, para seguir construyendo un mundo de corduras homosexuales, feministas, falsas igualdades, falsas justicias, falsas promesas de paz prometiendo la guerra, falso amor, promoviendo un amor egoísta, un amor sexual negociado y manipulado, y prometiendo una felicidad que se consigue promoviendo la esclavitud, etc. ¿Para esto algunos os creéis hombres? ¿Para todo esto le echáis huevos? ¡Ni siquiera a esto se le puede llamar ponerle huevos a ningún asunto, porque solo servís al mal y para empeorarlo todo un poco más cada día! ¡Porque vuestras luchas son para redundar y ahondar todavía más en las locuras y perversiones de la verdad, y sumergirse en esas supuestas libertades que os esclavizan cada día un poco más! Ciertamente que cada vez profundizáis más y más, en vuestras corduras de construir un mundo más y más demencial, y mucho más confuso. Y para esto, para sumar más y más, de esa cordura, sobre esa supuesta cordura de vuestros ricos, empresarios, gobernantes, religiosos, políticos, maestros, profesores, etc., necesitáis echarle huevos, para nada más que, para conseguir un poco más de esa cordura, que hace que perdáis el Norte, El Sur, El Este y el Oeste de la vida, de la naturaleza, del sentido común, de la verdad, de la sana cordura. No de esa otra cordura, la de vuestros mandamases, con que todos construís la realidad tan supuestamente ideal de todos nuestros días y de todos nuestros hijos y nietos. ¡Vaya forma de demostrar a vuestros hijos y nietos, cuanto les apreciáis y cuanto los queréis! ¡Hipócritas, mentirosos, y falseadores de las sanas realidades! ¡Decoráis gustosamente la realidad de cada día, con la fantasía de vuestras locuras enfermas de injusticias, discriminación, de jerarquización, de desigualdad disimulada! ¡Decoráis con alegres sonrisas la realidad de cada día de sufrimientos y angustias, con que alimentáis las almas de los niños, enseñándoles que esto es felicidad, esto es alegría, esto es libertad, esto es lo mejor y más evolucionado! ¡Tomad hijos, tomad niños de toda la Tierra, desayunad, para que estéis bien alimentados de las fantasías, y mágicas maravillas, de este mundo que os guste o no, tenéis la obligación de tragar! ¡Tomad hijos y nietos queridísimos, llenad vuestras barrigas del alma, con la libertad innatural de alimentar vuestros egoísmos, y con la libertad tan progresista de alimentar los instintos animales, más progresivamente que los animales, porque nuestra cordura, la cordura progresista y la más evolucionada, la más perfecta de vuestros mayores, esa, esa cordura tan elevada y tan sutil que ya no toca el suelo, sino, por tan pura, ha alcanzado el éxtasis, y que hace que sea normal que un hombre se sienta mujer, y que una mujer se sienta un hombre, porque se han perfeccionado tanto y han llegado tan alto, que ya están por encima de la naturaleza, y que ya creen que viven en la perfección de una naturaleza, que aunque creen que no es fantasía o locura inventada, lo es, porque, tampoco existe todavía en la realidad de una sana naturaleza. Porque lo que ellos creen que es cordura, no lo es. ¡Porque lo que creen ellos que es alta evolución natural, tan solo es locura y enfermedad! ¡Tan solo es naturaleza enferma! Ciertamente que es naturaleza también, pero de la naturaleza mala, que lucha contra la naturaleza buena. Porque, ¿Cómo podría existir buena naturaleza, si no existiese mala naturaleza, o contranaturaleza? Lo que no es de cuerdos, es confundir la buena naturaleza, con la mala naturaleza. Lo que no es de verdaderos cuerdos, es practicar la locura y hacer progresar y evolucionar, y, perfeccionar más y más, la mentira y además legalizarla, el robo y además legalizarlo, la explotación de los semejantes, llamado también trabajo y además legalizarlo, y el asesinato y además legalizarlo convenientemente, y etc. Para hacer todo esto no hace falta tener huevos, sino que hay que ser unos tontos listos, frustrados y fracasados, que tan solo le encuentran sentido a sus vidas si se sienten y comportan como unos degenerados y malvados. ¡Tener verdaderos huevos, es estar loco como yo, que por más esfuerzos que hago para volverme cuerdo como vosotros, siempre fracaso, y, por fracasar una y otra vez, intentáis eliminarme para que deje de dar la nota, y para que no se me note, y pase desapercibido, y a mala fe, que hasta ahora lo habéis conseguido¡ ¡Pero como soy un loco y doy la nota, y para intentarlo una y otra vez, ponerle huevos es demasiado suave, demasiado sutil para mí, tan sutil que, me hace falta algo más que huevos, por lo que también tengo que ponerle cojones, a esto de, querer atrapar vuestra cordura, que es tan sutil, elevada y pura, que se me escapa de entre los dedos, por más que intento sujetarla!

 

No sé para qué os digo estas cosas tan vulgares y, por simples y sencillas, ridículas. Porque vosotros sois tan inteligentes, que no necesitáis que un tonto os diga estas cosas. Bueno, porque como antes os decía, al escuchar las noticias mañaneras en la radio, había una de ellas que no acababa de asimilar, que no llegaba a comprender, porque todavía no estaba muy espabilado, ni concentrado en ellas, ya que por la mañana, no pongo toda la atención en la radio aunque la siga escuchando, porque suenan más alto mis recién cocinados calentitos pensamientos, aunque algunos de ellos me sepan a precocinados. Por lo que, entre mis oídos uno taponado y el otro medio taponado, y el ruidoso desayuno de recién cocinadas emociones y guisados sentimientos, y olorosos y crujientes pensamientos, me tardo en concentrar en las noticias, que poco a poco, y a razón de ser repetidas una y otra vez, al cabo de unos minutos, algo se me va quedando. Pero había una, que se me resistía, porque no la entendía bien. No la acababa de entender o de encajar en la realidad, ni de asimilar ni en mi locura, ni en vuestra cordura. Y me decía que, o que tenía que subirle mucho más al volumen de la radio, o pararme delante de esta, concentrado, para tratar de encontrarle sentido a aquella esquiva noticia que se me escapaba de la normalidad comprensiva. Hasta que por fin, después de subir un poco más el volumen de la radio y estar más despierto y concentrado, por fin, logré escuchar normalmente aquella noticia que se escapaba a mi razonamiento. Y era, que un hombre había matado a su marido,…etc. ¿Ah, entonces había estado escuchando relativamente bien? ¡Pues parecía ser que sí! La verdad, tengo que reconocer que si tardaba en asimilar esta noticia y su comprensión se me hacia tardía, era por el lugar del País de donde provenía este suceso. Que era de una región del norte de España, donde se dan y se suelen criar los más hombretones del Norte, o sea del País Vasco. Bueno, aunque aquí en Galicia, también hace tiempo que han llegado también estas modas tan evolucionadas de la homosexualidad. Tan evolucionadas, que Sodoma y Gomorra todavía no existían, cuando ya ciertos culos ya eran famosos y mucho más evolucionados, quizás por aquí en nuestras tierras (¡Y que Dios me perdone por ser tan grosero, ante tanta y tanta evolución, progresismo y alta pureza!). Y, tal vez, algún día en las excavaciones arqueológicas, se lleguen a encontrar culos vascos, gallegos, etc., fosilizados de la era de los dinosaurios, para así poder constatar, que la homosexualidad de ahora es perfecta y mucho más progresista y evolucionada. ¡Dios mío, perdóname por ser tan grosero, pero ya estoy harto de tratar a la grosería de este mundo con delicadeza y sutileza! ¡Oh mi Dios, sé que me perdonarás, por tener que de vez en cuando llamarle por su nombre normal, por su nombre vulgar a las cosas de este mundo! ¡Ciertamente mi Dios, es que, este tipo de noticias, aunque ya hoy en día han pasado a ser normales, hasta para los hombretones del País Vasco, y, también han pasado a ser normales para los gallegos, que somos los únicos capaces de competir con los vascos, yo, no acabo de asimilar con fluidez este tipo de noticias y de normalidades! ¡Quizás sea que me estoy volviendo demasiado viejo muy pronto, o es que los tiempos van tan deprisa que me quedo atrás! ¡Sí! ¡Esta noticia así en frío por la mañana de: “Un hombre en el País Vasco asesinó a su marido”! Tardé en comprenderla y asimilarla. Pero bueno, una vez que me adapté a esta realidad,  y sintonice un poco mi conciencia a esta realidad, ¡la vuestra claro! ¡Enseguida lo comprendí y le encontré sentido, con tapón de cera en los oídos y todo!

 

¡Oh, mi Dios único y verdadero, permíteme seguir loco, porque así mi Señor de los mundos, tengo disculpa para no aceptar estos malos tiempos, tiempos de sus corduras, que me ha tocado vivir!

 

¡Oh, mi Dios todopoderoso, permíteme seguir loco, aunque para ello signifique que los cuerdos me hayan condenado a muerte, por seguir tus caminos, y por extraviarme buscando tu reino y tú justicia en este mundo!

Cristo Maestro Andar.

 

 

 

RESPUESTA A UNOS JÓVENES QUE ESTÁN PENSANDO EN CAMBIAR LA POLÍTICA MEJICANA, DEBIDO AL ASESINATO DE LOS 45 ESTUDIANTES:

A 16 de noviembre de 2014.

 

Difícil cometido os espera si pensáis o deseáis cambiar todo esto, porque las mafias se han apoderado de vuestros políticos y del gobierno. Pero no solo de vuestro gobierno. Sino que las mafias han tejido telarañas de poder en casi todos los gobiernos de todos los países de este vulgar mundo, y, sobre todo, en el gobierno de USA., que se volverían todos locos de rabia, si de repente les faltasen todo tipo de drogas a las cuales están ya tan acostumbrados. Además de que los estadounidenses, son los que controlan a todas las demás mafias de este mundo. Desde hace algún tiempo, USA, es el Gran Padrino de todas las mafias que existen en este Planeta. Y, no estoy solo hablando de mafias de narcotraficantes, sino de todo tipo de comercio, de manipulación política, económica, religiosa, armas, adoctrinamientos sociales, etc.

Cristo Maestro Andar (“ungranmonte.blogspot.com”).

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,