-LA SUSPICACIA EGOISTA Y MALICIOSA DE LOS VERDADEROS DEPREDADORES DE LOS DESCENDIENTES DE ADÁN Y EVA-

20130317142402-imagen499.jpg

La suspicacia egoísta y maliciosa de los verdaderos depredadores de los descendientes de adán y Eva

A domingo 17 de marzo de 2013.

Hola hijos míos.

Los ángeles caídos, los demonios, y las malas personas, no solo tienen su corazón allí donde tienen su dinero, sus tesoros, sus joyas, sus posesiones materiales, etc., sino que además, también tienen su corazón allí donde tienen el dinero, sus tesoros, sus joyas, sus posesiones materiales, sus casas, sus recursos, etc. los demás seres humanos.

 

Pero esto no es todo, sino que además, también con toda la pasión de su corazón desean la libertad, el tiempo, el disfrute del bienestar, y todo cuanto puedan tener y desear los demás, incluso sus recursos básicos de supervivencia, e, incluso su maligna pasión les hace estar poseídos y sedientos de su sangre, mediante guerras, persecuciones, explotación, prisión, torturas, etc., y muerte de los demás seres humanos, y de hacerse dueños de sus vidas, sus familias, etc., y, planeando maliciosamente hacer eternamente lo mismo con los descendientes de sus semejantes, y de reformar y adaptar sus leyes, normas, educación, doctrinas, religiones, etc., para hacer lo mismo con todas las generaciones habidas y por venir. Y todo esto lo hacen en nombre de las Bestias Apocalípticas, ante las cuales la mayoría de la humanidad postra por entero su vida, su libertad, su verdadera alegría y  postra su verdadero gozo del sano disfrute y goce de la vida, y del bienestar de sus hijos, nietos, descendientes, y semejantes, y, al hacerlo se están condenando a sí mismos y todo su futuro a una vida de esclavitud y sin dignidad, postrándose y doblegándose ante la imagen que representan a las Bestias Apolíticas.

 

Y esta imagen de las Bestias Apocalípticas como ya os tengo dicho en numerosas ocasiones, está representada por la figura babilónica de la Estatua de la Libertad de Nueva York, que representa la democracia y libertad, pero que en realidad, no es tal democracia, ni existe tal libertad, sino que todo es mentira, engaño, y ocultamiento de la verdad, y, deliberadas y gestadas malicias, donde todo es totalitario y libertinaje caótico, que se imparte desde la nueva y moderna Babilonia Apocalíptica de Nueva York, sede de la ONU, sede de todo el comercio mundial, y sede mundial bancaria, etc., donde se corrompen todos los reyes de la Tierra, jefes de estados, altos cargos militares, sus gobernantes, políticos en general, comerciantes, empresarios, y todas las malas personas con verdaderas y reales intenciones de descubrir nuevas e innovadoras formas de engañar, mentir, estafar, timar, explotar, robar y matar, a sus semejantes, y, estafar, timar, explotar, robar y matar, legalmente, todos sus recursos básicos para poder realizar sus sueños de llevar una vida digna, decente y honrada.

 

¿Todavía creéis que sois libres? ¡Seguir engañándose a sí mismos es la más grande cobardía que un hombre puede hacer florecer con unas sonrisas diarias, como si nada pasase, y no se fuese un indigno cómplice del mal para aplastar la decencia y honradez de la inocente mirada con la cual nuestros niños nos miran e interrogan ante un mundo que los trata injustamente y maliciosamente, ante las alegres y profundas maliciosas sonrisas de sus padres, abuelos, tíos, y semejantes, como que, la vida es así, y que así, es mejor vivirla, y conformarse con ser un esclavo alegre y feliz, y, cómplice de toda esclavitud legal, robo legal, explotación legal (Empresariado), y muerte legal para defender los intereses egoístas de sus amos, amén!

 

 ¿Cómo no van a ser los niños y jóvenes, rebeldes, al sentir en sus sentimientos que sus padres les engañan y les mienten, para ocultarles hipócritamente su indigna cobardía?

 

¿Cómo no van a ser los niños y jóvenes, rebeldes, cuando descubren que alegremente y supuestamente con gran felicidad sus supuestos seres más queridos, los entregan en ofrenda y sacrificio sentimental y práctico, a los ladrones de toda libertad sana, a los ladrones de todo suspiro de libre gozo, a los ladrones de todo sentimiento de verdadera felicidad que late inocentemente dentro de las ansias, y, deseos naturales de su Imagen y Semejanza de Dios?

 

¿Todavía creéis que sois buenas personas?

 

¿Todavía creéis que sois personas honradas, decentes y dignas?

 

¿Todavía creéis que os merecéis el cariño y respeto de vuestros hijos, nietos, sobrinos, etc.?

 

¡Cuán grande es la desilusión de nuestros niños y jóvenes, cuando descubren que sus padres, abuelos, tíos, y demás semejantes que les rodean, etc., descubren que, lejos de ser aquellos seres ideales, y dignos de admiración, son en la cruda realidad de sus sentimientos que acaban de descubrir, y son ante sus abiertos y limpios ojos que miran más allá de la piel, que sus padres, abuelos, tíos, etc., son nada más que unos alegres pobres diablos, cómplices todo el mal que hay en este mundo, y que son cómplices de todo engaño y mentira legal, y que son cómplices de todo robo y estafa legal, y que son cómplices de todo tipo de explotación irracional y legal, y, que son cómplices de mirarlos hipócritamente a sus desilusionados ojos, y, regañarlos y castigarlos por ofenderlos por haberlos descubierto! ¡Por haber descubierto que sus padres, tíos, abuelos, etc., en realidad son unos cómplices cobardes y sin ningún tipo de dignidad! ¿Para esto nos hemos estado ilusionando para formar una familia y nos hemos estado idealizando para imaginar tener unos hijos más felices que nosotros? ¿Acaso pensando que educando y adiestrando mejor a nuestros hijos, para que se conviertan en capataces de otros esclavos, somos más felices, y que ellos serán realmente y decentemente, honradamente, éticamente, moralmente y dignamente más felices?

 

¿A qué clase de felicidad estamos aspirando para nuestros hijos y niños? ¿Quizás a la felicidad que da estar por encima de otros esclavos? ¿Tal vez a la felicidad y el gusto animal que se siente, al manejar a otros esclavos que están por debajo de nosotros? ¿Esta es la democracia y libertad que defendéis orgullosamente y supuestamente digna? ¿Esta es la democracia y la libertad, por la cual mentís, engañáis, explotáis, robáis, y matáis? ¿Acaso por todas estas maliciosas complicidades tienen que admiraros vuestros hijos, nuestros niños y jóvenes? ¡Bien que les habéis enseñado y educado para estar orgullosos de parecerse a vosotros!

 

¡Bien que les habéis enseñado de señalarme y despreciarme ante sus ojos, para que fuese fruto de sus agresiones e insultos juveniles, por hacer vuestro trabajo! ¡Y por demostrar que yo les amo más que sus padres y todos sus parientes, y en agradecimiento os sumáis a mis perseguidores, me despreciáis con asco, y les dais toda clase de facilidades para expiarme, destrozar mi vida familiar, envenenarme en múltiples ocasiones, e intentar acabar con mi vida de variadas formas con o sin precio!

 

¡Bien! ¡El tiempo se os acaba, y yo anuncio que os queda menos del que deseáis para seguir engañándoos y engañando! ¡Pues Dios no miente, y yo traigo su reino y su Justicia! ¿Quién puede libraros de la Justicia de Dios? ¿Acaso las esclavizadoras democracias y el libertinaje del pillaje os librarán de la Justicia Divina? ¿Creéis que vuestros dueños o sus capataces que están por encima de vosotros, os van a librar de la Justicia Divina? ¡Para que vuestros amos os pudiesen librar de la Justicia Divina, antes tendrían que librarse ellos, y esto no es verdad, no se librarán, ni podrán libraros, ni Dios os perdonará porque sois cómplices y por lo tanto culpables, y, hasta vuestros niños y jóvenes os acusarán delante de mí, y lo harán porque se avergonzarán de vosotros! ¡Se avergonzarán tristemente y con rencor de esos padres, abuelos, tíos y semejantes, que sin dignidad propia y con la mayor cobardía que se puede hacer crecer alegremente en un corazón humano, les han engañado, mentido, y robado sus esperanzas verdaderas para desarrollar la inocente semilla de la Imagen y Semejanza de Dios, que germinando dentro sí, hace crujir y agrietarse sus almas, mostrando los brotes de la felicidad de Dios, que trata de abrirse camino hasta nuestro mundo y hacer nacer sus hojas, y, florecer la verdadera honradez, decencia, moralidad, ética, la verdadera justicia, la verdadera paz, el verdadero amor y la verdadera felicidad!

 

Cristo Maestro Andar.

 

¡Acudid a la llamada de vuestro pastor, levantaos ovejas mías!

 

¡Acudid a la llamada de vuestro Padre, despertad y levantaos hijos míos!

 

¡ACUDID A LA LLAMADA DEL DIOS DEL CIELO!

 

! Manifestaros por la justicia social, por la igualdad social y económica, por la paz, por el amor, por la libertad y por vuestra felicidad, todos los domingos a las 13 horas por toda la Tierra! ¡Así se conocerán mis ovejas, mis hijos, mis santos, así se conocerán mis ángeles, así os reconoceré, y, así, sabré que me reconocéis, y, que, no os avergonzáis de mí, pues quien se avergüenza de mí, se avergüenza del bien, y, se avergüenza de todo lo que está Escrito en las Sagradas Escrituras, y, además se avergüenza de llevar parte de mi genética Divina, y, además es cómplice del mal que domina este mundo!

 

¡POR UN SOLO PAÍS, EL MUNDO! ¡POR UNA SOLA BANDERA! ¡POR UN SOLO IDIOMA! ¡POR UN SOLO DIOS!

 

Mandar a todo medio de comunicación, organismos, ONU, políticos, religiosos, iglesias, ONG, sindicatos, Internet, etc., nacionales e internacionales (Traducir a otros idiomas)

 

(Más información en: cristo.webblog.es, ungranmonte.wordpress.com, ungranmonte.blogia.com, ungranmonte.blogspot.com)

17/03/2013 14:24 Cristo Enlace permanente. sin tema