---EL DIA DEL PADRE---

20120324172957-imagen271.jpg

 

El día del padre

A 24 de marzo de 2012.

Hola hijos míos.

 

A veces me siento con ganas de ducharme más a menudo, pero no lo hago, y siempre mi depresiva actitud, busca escusas de malestar físicas, pero sé perfectamente que, las verdaderas excusas están dentro de mi alma, y a pesar de que me encuentro en un estado físico lamentable y muy bajo de defensas, y que es muy verdad que, simplemente ducharme me produce un ligero catarro y un gran malestar dentro de mí, con un estado interior febril de desfallecimiento, a pesar de todo esto, sé que, la gran consecuencia de evitar estos estados desagradables que me producen ducharme o lavarme profundamente, sé que, las verdaderas causas de que yo lo evite con frecuencia y lo posponga para otro momento, no son estos síntomas, sino, que proceden además y, con más intensidad de las graves experiencias de persecución a que fui sometido durante años, y en los que no se me daba tregua, y donde me duchaba en algún gimnasio, donde sabía que, podía allegarse algún asesino a sueldo. Por lo que tenía que procurar buscar las mejores ocasiones y lavarme siempre con los ojos abiertos y los oídos llenos de agua, y, donde cerrar por un momento los ojos y mirar hacia dentro, tan solo me traían visiones de cualquier peligro imaginario que pudiera acecharme en ese momento, o, en cualquier otro, y en aquellos momentos de desnuda fragilidad. Por lo que la tensión, o el estrés, o nerviosismo, o, diría yo, las angustias, eran demasiado elevadas, pues podían convertirse en realidad. Y también, cuando me lavaba y bañaba a escondidas, en cualquier fuente, en cualquier regato, en cualquier riachuelo, en cualquier parte de un río, en alguna playa desierta de mar abierto, entre las rompientes de este mar gallego, que de muchas vidas se ha enamorado y las ha arrastrado hasta su profundo corazón.

 

Estas cosas, estas menudencias, quizás no podáis comprenderlas. Estas cosas, tal vez no las sepáis traducir a vuestra realidad, traducir en la realidad de vuestros sentimientos y emociones, y añadirles mucha sal y pimienta a vuestros pensamientos, para poder entender, a que saben todos estos momentos eternos de angustias, donde tan solo, pensar en desvestirse o vestirse resultaban minutos de ansiedad, en que, estabas pendiente de cada entrada o salida de las duchas, de cada rincón del camino solitario donde se hallaban las fuentes, regatos, ríos, o detrás de cada roca que escondía la costa y la rompiente taponaba tus oídos, y donde mis sentidos, que siempre fueron extraordinarios, podían percibir donde se podían esconder peligros, o, donde mi intuición espiritual me decía, que tal o cual persona que se vislumbraba en las cercanías podían ser o no peligrosas, para escabullirme entre la maleza, entre las rocas, etc., pero sin duda alguna, quien más me ayudó fue, con toda certeza, como lo comprobé muchas veces, el mismo Dios, que mediante avisos de todas clases me advertía de cualquier peligro que me acechaba y donde se hallaba, y muchas veces como tenía que evitarlo.

 

Pero estas cosas, quizás no podáis entenderlas, ni lo pretendo, pues mis experiencias me han servido a mí, y no son para convenceros de nada. Me han servido y ayudado a mí en mis circunstancias personales y de dedicación a mi trabajo espiritual, por lo que a vosotros no os sirven de nada, ni podréis saber, ni comprender a que me sabían a mí, si con más limón, con más picante, con más o menos sal, o, con más o menos sinsabores, además esto no podréis hacerlo revivir dentro de vosotros, porque situaciones iguales no las habéis llegado la mayoría a vivir, ni siquiera a imaginar, pero aunque las imaginarais, tampoco serian iguales a las verdaderas, aun que todas sean reales.

 

Bueno, y aunque hace cuestión de unos meses, la presión sobre mi vida a nivel práctico, la persecución a que estaba sometido ha descendido, el nerviosismo, el estrés, la tensión, las angustias acumuladas en mi consciente y más que nada en mi inconsciente, permanecen y siguen provocándome los mismos síntomas reales que antes, o sea que, para mi alma todo de momento sigue igual, todavía no es capaz de respirar tranquila, no es capaz de dar siquiera un ligero suspiro de paz, ni de día ni de noche, y esto tan maravilloso y bueno, que algunos creéis que habéis hecho conmigo, desde empezando por destruir mi familia, lo pagareis muy caro, y, no se trata de venganza, sino de justicia. Y no os olvidéis muchos de que, pensáis de que sois inocentes, pues no lo sois, pues vuestras actitudes de no hacer nada por impedirlo, pudiendo hacer mucho, os convierte en cómplices de todo esta injusticia de maldad, que habéis tramado contra mí, y al hacerlo, lo habéis hecho contra Dios.

 

La verdad, es que a pesar de que ya no tengo miedo, no me lavo, ni ducho aun hoy en día tranquilo, ni siquiera me visto o desnudo en paz, estas cosas se que llevan tiempo superarlas, ya que aparecen inconscientemente de forma automática, y lo que realmente menos me preocupa de todo esto, es precisamente lavarme o ducharme, aunque lo hago, sino que, es que la verdadera suciedad se ha acumulado en mi alma, pues al tratar de barrer la suciedad de mi cuerpo para afuera, que, al tratar de salvar mi vida física, he estado barriendo las angustias, miedos y terrores para dentro de mi ser, y, ahora es cuando tengo que empezar a barrer mi alma hacia fuera, porque de nada me sirve tener mi cuerpo limpio, mientras de lo más profundo de mis sentimientos y emociones, siguen latiendo los miedos, los terrores y las angustias almacenadas, dentro de mi verdadera personalidad lastimada y herida, por los quehaceres de vuestras cotidianas maldades o de vuestras vulgares complicidades, que habéis retomado de nuevo con verdaderas y ocultas malicias. ¡Más ya no os temo, ya no tengo miedo, ahora ya no es lo mismo, y vuelvo a repetiros! ¡Aquí estoy malditos por Dios! ¡Lo único que conseguís al romper mi descanso es estimularme cada vez más, es morder en mi talón y vuestros venenos me impulsan hacia adelante, y me motivan para seguir con mi trabajo y con mi destino, y cada vez con más voluntad, y cada vez, con más firmeza y determinación, y, cada vez más seguro de que yo, Soy el Soy! ¡Mientras tanto, vosotros hijos de Satanás, os debilitáis más y más, puesto que no tenéis armas para luchar contra Quien creéis que no existe, puesto que, no podéis derrotarme, pues no podéis derrotar a quien no podéis ver! ¡Pues no podéis derrotar a quien no podéis oír! ¡Pues no podéis derrotar a quien no podéis sentir, ni detectar! ¡Y los que me veis, oís, sentís, presentís, os creéis que tan solo soy un ser humano, y esa es, la debilidad que fácilmente os derrotará, sin siquiera poder presentar escasa resistencia! ¡De todas formas de nada os servirían todas vuestras fuerzas, ni motivaciones, pues vuestras creencias y fe, están basadas en las cosas caducas, en las cosas mundanas que nacen y se mueren, que están y se pudren, que de pronto nacen y luego desaparecen para siempre, y, estas cosas, estos sentimientos y emociones, son los que constituyen y dan forma a vuestras almas, y estas, con todo lo que se pudre, se pudrirán, y vuestras almas con todo lo que desaparece, desaparecerán, y vuestras almas con todo lo que se muere, se morirán! ¡Al provocarme e intentar con vuestras retomadas maldades acabar de nuevo conmigo, lo único que conseguiréis es avivar mi cólera y mi ira, que caerá sobre vosotros, tal como está Escrito, y así, se cumpla y se vea cumplida la voluntad de Dios!

 

También sé que muchos pensáis que habéis vivido situaciones parecidas, tal vez sea posible, pero lo dudo mucho, dudo que por tantos años de persecución no hayáis tenido compañeros de camino, amigos, etc., con los cuales compartir vuestros sentimientos, vuestras emociones, vuestros pensamientos, vuestros temores, vuestros miedos, vuestros terrores, vuestras angustias, o, que no hayáis tenido vuestros buenos momentos, vuestras diversiones, vuestras alegrías y gozos. Sin embargo, a mí, todos vosotros, en general, buenos, malos y regulares, me habéis convertido en vuestro enemigo, todos me habéis perseguido conscientemente o inconscientemente, y todos habéis participado en juzgarme antes de tiempo y condenarme. Unos lo habéis hecho directamente, y otros al permitirlo, y otros al no hacer nada por impedir tales injusticias y abusos de poder, por parte de quienes movían todos estos hilos de maldad, toda esta maliciosa red sobre mi vida y persona. Yo no he tenido en tantos años de malvadas persecuciones una palabra de ánimo, ni compañero, ni amigo con quien compartir mis angustias y penalidades a las que injustamente me habéis sometido, para acabar si os fuese posible con mi vida, pero mi Espíritu, así no lo quiso, Dios, así no lo quiso. Comprendéis que es sentir que, cualquier ser humano fueses a donde fueses, podía querer cobrar una recompensa por mi vida, o, simplemente por quedar bien y ser halagado como un héroe, que cualquier ser humano, podía verse tentado acabar con mi vida, para quedar como un héroe, ante los homosexuales, las feministas, los religiosos, los políticos, los empresarios, los borrachos, los drogadictos, los ricos, etc., pues, todos estos colectivos tenían grandes motivaciones para alegrarse con mi muerte. ¿Acaso podéis imaginaros la gloria que podría recibir cualquier persona, cualquier individuo o individua, o colectivo, por haber sido capaz de capturarme o acabar con mi vida?

 

¿Tal vez, seáis capaces de imaginaros que se siente, cuando sabes que cualquier ser humano, en cualquier parte y en cualquier momento, se puede convertir en tu verdugo, ya sea tentado por intereses económicos o sociales? ¿Quizás podáis imaginaros lo que se siente, cuando se tiene la capacidad de saber lo que sienten y como piensan, todos aquellos seres humanos que te rodean, y también todos aquellos que planean tus desgracias, y como saborean ya sus victorias y tus torturas, y, como disfrutan burlándose de uno, y como gozan haciendo chistes de tales o cuales situaciones a las que te han sometido, y lo que te harán cuando estés en su poder? ¿Cómo se sufre más ignorando lo que quieren hacerte tus enemigos o sabiéndolo? ¡Se sufre de todas formas, pero saber lo que te espera, o lo que planean tus enemigos sin contar con ayudas, ni a donde ir, no es nada fácil de masticar, ni de día ni de noche, ni cuando comes, ni cuando haces pis o caca, ni cuando tienes los ojos abiertos o cerrados, ni cuando inspiras, o cuando expiras el aire de tus pulmones! En estas situaciones no existen ni tan siquiera los suspiros de alivio, si no que hasta en estos suspiros, se ahoga tu alma, y, hasta en estos suspiros que debieran de ser de alivio, tu conciencia se extravía. Pero estas rudimentarias cuestiones no espero que las comprendáis, ni tan siquiera que seáis capaces de comprenderlas con vuestra dichosa imaginación. La verdad, es que de vosotros ya no espero nada, que no sea más de lo mismo, intentar asesinarme, pues ya veo que volvéis con vuestro afanoso ímpetu, más si, Soy el que Soy, jamás lograreis tan malvado objetivo, y si lo lográis, es que no soy el que esperáis, pero, en cuyo caso igualmente mí trabajo social será catapultado a mi desaparición, así, hagáis lo que hagáis, será lo mejor y lo que Dios quiera para, llevar sus planes a la realización en este mundo. De todas formas, ya no me preocupa lo que penséis o tengáis pensado hacer, ni vuestras motivaciones, ni vuestros intereses, ¿y sabéis por qué? ¡Porque el Espíritu de Dios ya se ha fundido con el mío! ¿Acaso vosotros podéis ofrecerme algo mejor que Esto? ¡Pues nada puede compararse al Espíritu de Dios! Así que, ya podéis imaginaros lo que me puede alegrar o hacer felices, vuestros estados espirituales, vuestras vidas, vuestros sentimientos, vuestras emociones, vuestros pensamientos, y vuestras caducadas mentes!

 

Bueno, dicen que hoy es el día del padre, sin embargo, yo os digo que, tan claro como el cielo azul y la noche estrellada, que, el día del padre es también el día de la madre, y también el día del hijo, puesto que tanto la madre, como el hijo, han salido del Árbol de la vida de Adán.

 

Estas cosas que parecen tan simples y sencillas de entender, son sin duda aquellas, que más le importan a los ángeles caídos, al contrario de Dios, a su feminidad, y como no, la mujer, que salió del Árbol de la vida de Adán, estos ángeles caídos, son los más interesados en que, no se lleguen a comprender, todas las cosas simples y sencillas con que Dios nos aconseja desde los principios de la creación del ser humano y del Hombre, y desean que, se escondan bien dentro de los misterios profundos de nuestras almas, para que no vean la luz verdadera, para que no alcancen la sustancia evidente de nuestros ojos en esta realidad cotidiana, y para que, no se comprenda que el verdadero Hombre está dividido en dos, el hombre y la mujer. Y para que no se comprenda que estás dos partes son distintas y contrarias entre si, al igual que lo son el bien y el mal. Por eso no lograreis jamás vuestros objetivos de igualar, el mal al bien, y como consecuencia de esto tampoco podréis nunca igualar lo que es contrario, igualar la mujer al hombre, simplemente, porque es naturalmente imposible. Simplemente porque son, naturalezas contrarias, como lo son, los distintos polos de un imán que se atraen sin poder evitarse, pero que son, totalmente contrarios. Sin embargo, vosotros pretendéis igualar lo que Dios creó diferente, y al querer hacerlo, estáis desafiándolo, estáis retándolo, estáis rebelándoos contra Dios, y en estas desobediencias llegan incluidas, todo lo que de ellas se derivan, y esto, os lleva a infringir todos sus Mandamientos y Consejos, como si ya fuesen, males menores a los que fácilmente nos hemos acostumbrado, y que creéis, que ya, no os traerán consecuencias, pues ya pensáis que Dios, debe ser más que nada, una fantasía, una paranoia de algunos, una utopía, y, todo esto me lo pone todo mucho más fácil.

 

Dios del Cielo (Cristo Maestro Andar)

 

 

¡Acudid a la llamada de vuestro pastor, levantaos ovejas mías!

 

¡Acudid a la llamada de vuestro Padre, despertad y levantaos hijos míos!

 

¡ACUDID A LA LLAMADA DEL DIOS DEL CIELO!

 

¡Manifestaos por la justicia social, por la igualdad social y económica, por la paz, por el amor, por la libertad y por vuestra felicidad, todos los domingos a las 13 horas por toda la Tierra! ¡Así se conocerán mis ovejas, mis hijos, mis santos, así se conocerán mis ángeles, así os reconoceré, y, así, sabré que me reconocéis, y, que, no os avergonzáis de mi, pues quien se avergüenza de mi, se avergüenza del bien, y, se avergüenza de todo lo que está Escrito en las Sagradas Escrituras, y, además se avergüenza de llevar parte de mi genética Divina, y, además es cómplice del mal que domina este mundo!

 

¡POR UN SOLO PAIS, EL MUNDO! ¡POR UNA SOLA BANDERA! ¡POR UN SOLO IDIOMA! ¡POR UN SOLO DIOS!

 

Os quiero hijos míos. Justicia, paz, amor y felicidad.-Dios Poderoso (Cristo Maestro Andar)

 

Mandar a todo medio de comunicación, organismos, ONU, políticos, religiosos, iglesias, ONG, sindicatos, Internet, etc., nacionales e internacionales (Traducir a otros idiomas)

 

(Más información en: cristo.webblog.es, ungranmonte.wordpress.com, ungranmonte.blogia.com, ungranmonte.blogspot.com) 

 

 

24/03/2012 17:29 Cristo Enlace permanente. sin tema