-ALCANZAR EL BIEN PENSAR, EL BIEN SENTIR, EL BIEN ESTAR-

20110717184748-imagen499.jpg

domingo, 17 julio 2011

-ALCANZAR EL BIEN PENSAR, EL BIEN SENTIR, EL BIEN ESTAR-

Pontevedra a 17 de julio de 2011..

Alcanzar el bien pensar, el bien sentir, el bien estar.

Hola hijos míos.

 

Alcanzar el bien pensar, el bien sentir, el bien estar, el bien hacer y el bien ser, conduce a los seres humanos, hacia la plenitud de la vida y la satisfacción de vivir, que generalmente traducimos, en un saludable gozo por caminar por los senderos del orden y dejarnos arrastrar por la corriente del placer más hondo de nuestro ser, y conducirnos con la alegría mística de la armonía, para tan solo detenernos, en el deleite y la felicidad de lo más profundo del alma Divina.

 

¿Para que creéis que he creado la vida?

 

De este tema ya os tengo hablado varias veces, y la verdad ya estoy cansado de hablarle al viento y clamar en el desierto de vuestro mar, y ante vuestra ceguera y sordera, en las estrellas del cielo busco refugio con mi mirada, para respirarlas, para penetren en mi corriente sanguínea, y apacigüen mi temperamento ardiente y den calor a mi alma ahogada.

 

He creado la vida para rellenar todo lo que existe de mi espíritu inteligente, y para que todo lo que exista se convierta en un jardín alegre y gozoso, en un parque de juegos placentero y feliz. Pero para llegar a este lugar del destino, hay un camino estrecho tapizado de espinosos sentimientos e instintos básicos, a los que hay que doblegar, someter, y, encauzar, y coger sobre nuestros hombros y no desviarnos hacia amplias llanuras de fácil dejadez.

 

Fijaros bien, lo que os digo de nuestros sentimientos, emociones, pensamientos, actuaciones, comportamientos instintivos, “que tenemos que doblegar, someter y encauzar” Esto no significa anularlos, sino, conducirlos adecuadamente lo mas ordenadamente y armoniosamente posible, como para desear parecernos al que nos proporciono su Imagen y Semejanza, y, así os levantaré mi reino o Paraíso eterno, donde viviremos sin ya conocer la muerte.

 

Y para conseguir este objetivo, no es necesario ni bueno lo que hacéis, de ponerle un sobreesfuerzo a todo, de ponerle un alto precio a todo, de cargar con pesados y penosos sacrificios a vuestros prójimos para aprovecharos de ellos. Pues así, de esta manera serán unos pocos los que lleven la verdadera carga, puesto que la mayoría de la humanidad tan solo llevará la impuesta pesada carga de los sacrificios desviados, egoístas, e injustos de los que los conducen hacia la bajeza de sus instintos animales más básicos, que conducen cada vez más a los seres humanos a los deleites y gozos momentáneos que los entierran cada vez más dentro de sus prisiones pasionales.

 

¿De verdad que creéis que el verdadero gozo, el verdadero placer, la verdadera felicidad, se pueden imponer a la fuerza o por decreto, o por adoctrinamiento, o por ley?

 

¿De verdad que creéis que los buenos sentimientos, las buenas emociones, el buen comportamiento, el bien hacer se pueden imponer a la fuerza o por decreto, o por adoctrinamiento, o por ley?

 

¿De verdad que creéis que se puede ser verdaderamente feliz cuando os meten  y educan, dentro de prisiones mentales, sicológicas, emocionales, físicas, imaginarias, y os imponen a la fuerza un precio a pagar por todo aquello que yo os proporcioné gratuitamente, que os regalé, que os doné, para que no sin esfuerzo fueseis felices?

 

¡Desde luego que hay que emplear esfuerzo para conseguir todo esto y para arribar y atracar al puerto de la felicidad, pero no el esfuerzo que exageradamente os imponen a la fuerza los demonios que dominan este mundo, los demonios que os dominan, y, que para que nunca alcancéis la felicidad, desvían vuestros caminos con adoctrinamientos, decretos, leyes, enseñanzas y educaciones, hacia los más bajos instintos fáciles de seguir que os sumergen cada vez más en un mundo prisión, despiadado y cruel!

 

¡Los adoctrinamientos, decretos, enseñanzas, educaciones y leyes humanas, encarcelan todo lo que os he regalado, todo aquello que os he dado para un sano disfrute y un gozoso bienestar, y, los demonios de este mundo, los ángeles caídos, los egoístas, los poderosos, los ricos, los empresarios, los políticos, los sindicatos, los profesores, los maestros, los religiosos, etc., os lo venden a cuentagotas y a un precio exagerado, para sacarle beneficio propio y sobre todo para, manteneros siempre encarcelados y prisioneros, de las necesidades más básicas y necesarias, para conseguir un rendimiento satisfactorio para sentirnos bien con nosotros mismos, y, os mantienen prisioneros de las necesidades básicas que habéis heredado gratuitamente de vuestro Creador, pero que, os las legó en forma de semillas a las que hay que plantar, regar, cuidar, para luego saborear el verdadero fruto que producen y que sanan a los seres humanos de todo mal instintivo, de todo mal pasional, y de todo mal hacer, y de todo mal comportamiento!

 

¡Aquí es donde reside el verdadero misterio!

 

¿Cuál es el verdadero misterio para conseguir la felicidad verdadera?

 

¡El gran y verdadero misterio para que los seres humanos alcancen la felicidad autentica, está a la vista, es tan palpable como los malos sentimientos y emociones! ¡Es tan palpable como el mal ser y el mal hacer! ¡Es tan palpable como el mal caminar!

 

¿Todavía no sabéis de que os estoy hablando?

 

¡Pues de todo lo contrario que antes nombré!

 

¿Cómo se consigue hacer todo lo contrario a seguir el camino de las angustias e infelicidad?

 

¡Simplemente caminando decididamente por los decretos, doctrinas enseñanzas y leyes dictadas por Dios a sus mensajeros y profetas!

 

¿Cuál es la diferencia entre los decretos, doctrinas, enseñanzas y leyes de los seres humanos y las dictadas por Dios?

 

¡Pues la gran diferencia está en que, los decretos, doctrinas, enseñanzas y leyes de los seres humanos sirven para beneficiar egoístamente a unos pocos y hacer infelices a la mayoría de la humanidad, a cuenta de vender y revender una y otra vez lo que no les pertenece, y, lo que una y otra vez roban de generación en generación, apropiándose constantemente de lo que pertenece por herencia Divina a todos los seres humanos!

 

¡Y la gran diferencia de los decretos, doctrinas, enseñanzas y leyes de Dios, es que sirven para beneficiar a todos los seres humanos por igual, y, de que Este, no nos vende nada, sino, que todo lo que en este mundo hay, nos lo ha regalado gratis, a condición de que trabajáramos el campo de la vida para nosotros mismos, para nuestro propio beneficio, y sembrar con el esfuerzo sano y natural, nuestras propias semillas del alma, y para recoger en plena libertad sus frutos, los frutos de Dios, y, los frutos de Dios son la justicia verdadera, que conduce al ser humano a la paz interna y externa, y la paz conduce al verdadero amor, y el verdadero amor conduce a la felicidad, y así, este círculo se convierte místicamente en eterno y ya no tiene fin!

 

¿Sabéis y conocéis todos, lo que está Escrito en las Sagradas Escrituras y lo que va a suceder con todos los que voluntariamente se suman al mal de este mundo y se rebelan contra los decretos, doctrinas, enseñanzas y leyes de Dios? ¡Pues si las conocéis bien, y si os han estado engañando preguntad y leed, pues muy pronto voy a hacer y a cumplir lo que está Escrito, y, no me va a importar vuestras excusas por vuestra dejadez y la facilidad con que os dejáis conducir mansamente por el mal de este mundo, puesto, que, esta dejadez y facilidad, os convierte a todos en cómplices del mal y rebeldes contra Dios!

 

Dios del Cielo (Cristo Maestro Andar)

 

¡Acudid a la llamada de vuestro pastor, levantaos ovejas mías! ¡Acudid a la llamada de vuestro Padre, despertad y levantaos hijos míos!

 

¡ACUDID A LA LLAMADA DEL DIOS DEL CIELO!

 

¡Manifestaos por la justicia social, por la igualdad social y económica, por la paz, por el amor, por la libertad y por vuestra felicidad, todos los domingos a las 13 horas por toda la Tierra! ¡Así se conocerán mis ovejas, mis hijos, mis santos, así se conocerán mis ángeles, así os reconoceré, y, así, sabré que me reconocéis, y, que, no os avergonzáis de mi, pues quien se avergüenza de mi, se avergüenza del bien, y, se avergüenza de todo lo que está Escrito en las Sagradas Escrituras, y, además se avergüenza de llevar parte de mi genética Divina, y, además es cómplice del mal que domina este mundo!

 

¡POR UN SOLO PAIS, EL MUNDO! ¡POR UNA SOLA BANDERA! ¡POR UN SOLO IDIOMA! ¡POR UN SOLO DIOS!

 

Os quiero hijos míos. Justicia, paz, amor y felicidad.-Dios Poderoso (Cristo Maestro Andar)

 

Mandar a todo medio de comunicación, organismos, ONU, políticos, religiosos, iglesias, ONG, sindicatos, Internet, etc., nacionales e internacionales (Traducir a otros idiomas)

 

(Más información en: cristo.webblog.es, ungranmonte.rsfblog.org, ungranmonte.wordpress.com, ungranmonte.blogia.com, ungranmonte.blogspot.com)

 

17/07/2011 18:47 Cristo Enlace permanente. sin tema