-LAS NECESIDADES VITALES, O, NECESIDADES BASICAS-

viernes 18 de diciembre de 2009

-LAS NECESIDADES VITALES, O, NECESIDADES BASICAS-



Pontevedra a 18 de diciembre de 2009 (Las necesidades vitales, o, necesidades básicas)







Hola hijos míos. Recuerdo que, cuando era niño, además de muchos y diversos juegos, me gustaba y me entretenía mucho jugar en, y con los pequeños regatos, o regatitos de agua. Aquí, en la tierra donde nací, es un lugar donde suele llover mucho a lo largo del año, no por la cantidad de agua que cae al año, si no, más bien, porque suele llover muchísimos días del año, y, a consecuencia de este clima tan húmedo, existen numerosos manantiales y regatitos, regatos, etc. que riegan estas tierras, que eran nuestro pan y producían el alimento suficiente, además de nuestros mares ricos en abundantes y variadas especies de peces, etc.






Pues, como os decía, me gustaba jugar con el agua de los regatos, unas veces tirando algunos objetos, barquitos de papel, etc., que mi imaginación convertía en pequeños barcos, o en inmensas naves, que flotaban y corrían con sus corrientes, sorteando todo tipo de obstáculos, todo tipo de remolinos, rocas o pedazos de ramas, o pequeños troncos, o curvas peligrosas, etc. donde solían encallar, etc. y, que de vez en cuando, con nuestras manos, ayudábamos a proseguir nuestras fantásticas aventuras, otras veces, cuando el regato era algo más ancho, nos ayudábamos de algún palo o vara, que conseguíamos por el camino., a fin, de no mojarnos el calzado, etc. Pero, lo más bonito de este juego, no era la aventura fantástica, que cada uno podía imaginarse, ni era, la maravillosa sensación de manejar tus juegos, tus barcos, tus naves, y todos los peligros que acechaban durante el corto o largo viaje. Ni lo más maravilloso, era sentirte como un dios, manejando aquellas naves y sus imaginarias gentes, con sus importantes vidas, en sus maravillosas o desesperadas aventuras. No, lo más importante, lo más maravilloso,


lo más bello, lo más sutil y fantástico, era que,


el agua al correr libremente, te producía una especie de trance hipnótico,


una maravillosa sensación hipnótica de profundo misterio,


producía una sensación placentera mágica hipnótica,


donde los sentidos quedaban absorbidos y ausentes de la realidad exterior, como, si,


la conciencia se relajara profundamente, y mágicamente, dentro de un paraíso de paz y amor,


como si la conciencia, llegara a un lugar de reposo espiritual,


donde dejaban de existir las dolencias y malestares, que producen la vida obligada de lo cotidiano,


de la obligada costumbre de padecer por tradición,


de la obligada costumbre de sufrir por conseguir todo aquello, que es necesario para estar vivo en este mundo, la comida, la sexualidad, el alojamiento, la ropa, la salud, la educación tradicional, los estudios forzosos, las tareas y deberes deprimentes, los exámenes injustos, etc.






¡Quizás, toda esta profunda y corta sensación hipnótica, que producía el observar el agua en constante movimiento, no fuese más que el profundo e inconsciente recuerdo de la Vida y del Cielo, de donde procedemos, de nuestro místico y mágico mundo, del cual hemos dejado momentáneamente, para sumergirnos en otras dimensiones, y en, otros mundos, para ayudarlos a superar todo tipo de problemas y así, poder proseguir en el camino de la perfección, etc.!






Volviendo, a mis juegos con los regatos de agua, muchas veces, si el regato era muy pequeño, trataba de detenerlo, haciendo presa con una o las dos manos, hasta que, el agua sobrepasaba las mismas, por encima o por los lados, para proseguir por su sendero habitual, o, en algunos casos, al taponarla y desbordarse, buscaba nuevos cauces por donde proseguir. Otras veces, cuando los regatos eran un poco más grandes, hacíamos presa con ramas, piedras, tierra, arena, etc. hasta conseguir que el agua derrumbase, poco a poco, la presa, o, cuando la presa era más solida y resistente, conseguíamos que el agua se desviase a derecha o a izquierda, consiguiendo por un tiempo determinado, desviar la corriente y abrir nuevos cauces, diferentes al cauce natural del regato. Más al abrir, nuevos cauces diferentes al habitual y natural, el agua, dañaba aquellas nuevas superficies, erosionando y arrastrando, poco a poco, todo a su paso, transformando todo aquello que era natural, en algo artificial y caótico, transformando lo natural, en antinatural, etc.






¡Imaginaos ahora por ejemplo, unos ríos gigantescos, los ríos más grandes de la Tierra, e imaginad, que construís en ellos, unas gigantescas presas, que llegan y sobrepasan los valles por donde circulan estos ríos, unas presas, que superan en altura los valles que contienen los cauces naturales de estos ríos. Por supuesto, cuando, todo el agua acumulada, sobrepase la altura de los valles, por donde transcurrían con naturalidad, los gigantescos ríos, se desviaran a derecha o izquierda, o, a ambos lados, buscando otros nuevos caminos, y por supuesto, estas inmensas corrientes de agua, arrasaran todo lo que encuentren a su paso, pueblos, ciudades, cultivos, etc. transformando el paisaje anterior, y creando el caos y la destrucción, etc.!






¡Pienso, que los que estáis acostumbrados a escucharme o leerme, ya sabéis, lo que trato de deciros, más lo aclararemos, pues para esto, he venido a la Tierra, pues para esto, me he convertido en hombre!






¡En principio, voy a dejaros algo muy claro, tan claro, como el cielo azul y la noche estrellada, que,


LAS NECESIDADES HUMANAS,


A LO LARGO DE NUESTRAS VIDAS,


SON MÁS FUERTES E INTENSAS,


QUE LAS CORRIENTES DE LOS MÁS GRANDES RÍOS DE LA TIERRA, y,


AL CONTENER SUS CAUCES NATURALES,


SE DESVÍAN A DERECHA O IZQUIERDA,


SE DESVÍAN POR NUMEROSOS E INFINITOS CAMINOS ANTINATURALES, y,


PROVOCAN CONSECUENCIAS DESASTROSAS y MUY GRAVES,


PROVOCAN EL CAOS EN LA VIDA HUMANA,


PROVOCAN TODO TIPO DE DESVIACIONES ANTINATURALES QUE CONDUCEN A LOS SERES HUMANOS,


A TODO TIPO DE CORRUPCION Y MALDADES,


provocan todo tipo de desviaciones, que conducen a los seres humanos a todo tipo de conflictos sociales, provocan todo tipo de desviaciones, que conducen a los seres humanos a todo tipo de irracionalidad, provocan todo tipo de desviaciones, que conducen a los seres humanos, a todo tipo de enfermedades, provocan todo tipo de desviaciones que conducen a los seres humanos a todo tipo de costumbres antinaturales, tradiciones antinaturales, educaciones antinaturales, fiestas antinaturales, idolatría, celebraciones antinaturales, acontecimientos sociales antinaturales, drogas, homosexualidad, feminismo, guerras, asesinato, robo, mentira, etc., y, a todo tipo,


de sentimientos y emociones antinaturales, para el estado de perfección o de evolución del hombre!






¡Hijos míos, imaginaos ahora, a un ser humano con desesperada hambre, y según las circunstancias y personalidad, de cada cual, se verá, más o menos forzado, a robar, matar, mentir, etc., para conseguir sobrevivir, para no morirse de hambre, y esto, ocurre,


porque se ha desviado antinaturalmente la necesidad de comer,


a la necesidad natural de alimentarse, se le construyen presas antinaturales, por donde,


se desvían de su cauce natural, la necesidad de alimentarse, y,


por donde se desborda, dispersa y desvía, esta necesidad vital,


por senderos tortuosos y de verdadera angustia, para la mayoría de la humanidad, y,


asi mismo, ocurre, con el agua, con la casa, con la ropa, y con todas las necesidades humanas,


donde por imposición de los malvados que gobiernan por tradición nuestro mundo, todo tiene un precio,


donde por imposición de los malvados, que por tradición y maldad gobiernan nuestro mundo, todo se compra y se vende, o, se impone por cultura, tradición, normas, leyes humanas desviadas y egoístas, etc. Imaginaos la necesidad sexual contenida, imaginaos, la fuerza y el poder, de la sexualidad contenida y retenida, de forma antinatural, hasta que revienta tirando con la presa, o desborda desviándose a la derecha e izquierda, por variables pendientes y numerosas cuestas, abriendo nuevos y desviados caminos antinaturales!






¡Hijos míos, imaginaos el contener los más grandes ríos de la Tierra juntos, es decir, imaginaos que, juntáis los cauces de los más grandes ríos de la Tierra, en un solo cauce, y situadlo entre los más altos valles, y, construid la más grande y alta de las presas, para contenerlo, más alta, que los valles naturales que conducen ordenadamente, y armoniosamente, este rio, e imaginad, que, la presa una vez llena, se desborda, y, este enorme y grandioso rio, se precipita con toda su furia y violencia, por diferentes valles y nuevos caminos antinaturales, arrasando y destruyendo, la armonía natural, de todo paisaje, arrasando y destruyendo, la armonía natural, de toda vida, pues esto mismo, es lo que ocurre,


cuando de manera antinatural, se contienen, se desbordan y desvían las NATURALES necesidades humanas. Esto mismo,


ocurre con la represión antinatural, de toda necesidad vital humana. Esto mismo,


ocurre con la manipulación antinatural, de toda necesidad humana. Esto mismo ocurre,


al ponerle algún tipo, de coste social antinatural, a todas las necesidades humanas. Esto mismo ocurre,


al ponerle algún tipo, de precio maliciosamente antinatural, a todas las necesidades humanas. Y, aquí,


son cómplices por ignorancia, la mayoría de los seres humanos, que piensan que siempre ha sido así, y que siempre, tendrá que seguir siendo así. Y, aquí,


son cómplices, SIN ignorancia, los ricos, los poderosos, los políticos, los empresarios, los sindicatos, las religiones, etc., que apoyan, ya sea, por costumbre, por tradición, o porque, siempre por egoísmo y maldad, han desviado los cauces naturales, de toda necesidad humana. A todos estos, Dios ya los ha juzgado y los ha encontrado culpables, y tendrán su correspondiente sanción natural, por supuesto, no vayáis a pensar, que esto, de la naturaleza y la conservación del medio ambiente, es un invento de los malvados de este mundo, si no, que, hasta a los sentimientos naturales del ser humano, por conseguir un mundo más justo, han desviado hacia sus intereses egoístas e irracionales, si no, que,


hasta han desviado, los sentimientos naturales del ser humano, por conseguir un mundo de paz, de amor, por conseguir construir el paraíso en la Tierra, si no, que,


por egoísmo y maldad, hasta han desviado los sentimientos naturales del ser humano, para traer a la Tierra el reino de Dios!






Como podéis observar los ángeles caídos, desde siempre, han construido diques y presas antinaturales, a toda necesidad humana, desbordando y desviando, todas las necesidades humanas, hacia infinitos caminos de ignorancia, desbordando y desviando, todas las necesidades humanas,


hacia infinitos caminos y senderos de sufrimientos y angustias,


y así, de esta forma, han desbordado y desviado, todo sentimiento racional,


y así, de esta forma, tan maliciosamente inteligente,


han desbordado y desviado, todo sentimiento natural,


hacia sus intereses malvados, corruptos y egoístas!






¡Ahora, tranquilamente imaginaos, que los ángeles caídos, llevan desbordando y desviando, por egoísmo y maldad, casi desde siempre, todas las necesidades vitales y básicas del ser humano! ¿Cómo creéis que pensarían tradicionalmente y por costumbre la mayoría de la humanidad? ¡Bueno, pues pensarían que todo es natural y normal, porque así ha sido siempre! ¡Y también, como desde siempre, y durante cientos o miles de generaciones, han vivido en este mundo manipulado antinaturalmente, ahora todo parece muy normal, que todo sea, como viene siendo siempre, por tradición y costumbre!






¡Es por esto, que tenéis que reflexionar, y despertar,


de este tradicional sueño malicioso, y,


recapacitar, y despertar,


de este malicioso sueño antinatural,


donde todo tiene un precio antinatural,


donde todo tiene un coste antinatural,


para el estado de evolución y perfección,


del que es, la imagen y semejanza de Dios!






Dios poderoso (Cristo Maestro Andar)






¡Acudid a la llamada de vuestro pastor, levantaos ovejas mías!


¡Acudid a la llamada de vuestro Padre, despertad y levantaos hijos míos!


¡Manifestémonos por la justicia social, por la igualdad social y económica, por la paz, por el amor, por la libertad y por nuestra felicidad, todos los domingos a las 13 horas por toda la Tierra. Así se conocerán mis ovejas, mis hijos, mis santos, así se conocerán mis ángeles!






¡POR UN SOLO PAIS, EL MUNDO! ¡POR UNA SOLA BANDERA! ¡POR UN SOLO IDIOMA! ¡POR UN SOLO DIOS!






Os quiero hijos míos. Justicia, paz, amor y felicidad.-Dios Poderoso (Cristo Maestro Andar)






Mandar a todo medio de comunicación, organismos, ONU, políticos, religiosos, iglesias, ONG, sindicatos, Internet, etc., nacionales e internacionales (Traducir a otros idiomas)






(Más información en: ungranmonte.wordpress.com, ungranmonte.blogia.com, ungranmonte.blogspot.com)
18/12/2009 17:27 Cristo Enlace permanente. sin tema